El “derbi de todos los derbis” acalora Canarias

Una Unión Deportiva Las Palmas en racha y un Club Deportivo Tenerife dubitativo se enfrentan por primera vez en un ‘playoff’ de ascenso a Primera División en un partido calificado de “alto riesgo”

El jugador de la UD Las Palmas Jonathan Viera (izquierda) disputa el balón a Alex Muñoz del CD Tenerife en el partido de Liga el 16 de octubre en el Estadio de Gran Canaria.
El jugador de la UD Las Palmas Jonathan Viera (izquierda) disputa el balón a Alex Muñoz del CD Tenerife en el partido de Liga el 16 de octubre en el Estadio de Gran Canaria.Quality Sport Images (Getty Images)

El final de temporada ha elevado la encarnizada rivalidad entre la Unión Deportiva Las Palmas y el Club Deportivo Tenerife a una altura desconocida hasta la fecha. Durante seis décadas, ambos equipos dirimieron sus antagonismos en rondas previas de la Copa del Rey o en cruces de temporada en los que había tiempo de subsanar errores. Esta vez es distinto: por primera vez ambos equipos se enfrentarán en un playoff de lucha por el ascenso a Primera División.

La reacción de las aficiones ha sido inmediata: las entradas se agotaron a las pocas horas para el partido de vuelta en el Estadio de Gran Canaria, el próximo sábado (20.00 horas), y están próximas a agotarse para el de ida (20.00h del sábado, hora local) en el Heliodoro Rodríguez López de Santa Cruz de Tenerife. Y eso, a pesar de que ambos clubes cancelaron el despacho de entradas por internet para evitar la ubicación descontrolada de aficionados: el partido ha sido declarado “de alto riesgo” por parte de las autoridades.

Las colas y las frases exaltadas han sido moneda común desde el domingo en los aledaños de ambos recintos desde que el UD se clasificó in extremis para disputar la fase final. “Este es el derbi de todos los derbis”, exclama eufórico Antonio (44 años) quien exhibe dos entradas en el exterior del recinto grancanario. “Esto es más que un derbi”, admitió el lunes a los medios de comunicación el presidente del Tete, Miguel Concepción. Su homólogo en Gran Canaria, Miguel Ángel Ramírez, ha rehusado conceder declaraciones. “Este es un partido trascendental y muy delicado”, apuntan fuentes de la entidad”. Que hablen los jugadores sobre el campo.

Los dos equipos finalizaron la temporada con apenas un punto de diferencia a favor del conjunto amarillo. La trayectoria y los estilos de juego, sin embargo, son considerablemente diferentes. La UD ha encadenado 11 jornadas sin perder (nueve victorias y dos empates), la mejor racha del club en todos sus años en la división. La suya fue una liga irregular, débil en defensa y con escaso mordiente en ataque. El cambio perpetrado tiene dos nombres propios: el del entrenador Javier García Pimienta, quien sustituyó el 19 de marzo al destituido Pepe Mel; y, sobre todo, el de la estrella indiscutible del equipo, el centrocampista Jonathan Viera (32 años), quien ya ha igualado con 14 goles su mejor marca anotadora y se ha convertido en el primer jugador en 70 años capaz de marcar en seis partidos seguidos en la Segunda División.

El CD Tenerife ha disputado por contra una liga más tranquila y fiable, marcada por un intachable juego de equipo sin individualidades destacadas y una envidiable solidez defensiva (es el segundo equipo menos goleado de la categoría). El cuadro de Luis Miguel Ramis certificó su clasificación el 16 de mayo. Desde entonces, sin embargo, ha encadenado tres derrotas consecutivas. Esta racha les ha permitido traspasar la presión del favoritismo al rival. Y la estadística avala esas previsiones: la UD Las Palmas no solo ha superado al CD Tenerife en diez de las once eliminatorias en las que se han enfrentado desde los años sesenta; también ha vencido en los dos choques disputados en la temporada regular.

“Los números dicen que la Unión Deportiva es la favorita”, admitió el pasado domingo el propio Ramis en rueda de prensa tras el partido contra el Cartagena. “Un derbi es otra cosa, son partidos especiales y aquí da igual cómo llegues”, asegura, en cambio, a EL PAÍS Suso Santana, jugador tinerfeño recién retirado. Santana es el futbolista que más veces ha disputado un clásico de Liga del fútbol canario, con 11 participaciones. “Las dinámicas no valen cuando ruede el balón en este derbi tan pasional”, coincide el centrocampista grancanario Vicente Gómez, actualmente en las filas del AO Xanthi griego, al diario local La Provincia.

Benito Ramírez, del UD Las Palmas, en un lance con Bruno Wilson (CD Tenerife) en el encuentro de LaLiga Smartbank el 15 de noviembre en el Estadio de Gran Canaria.
Benito Ramírez, del UD Las Palmas, en un lance con Bruno Wilson (CD Tenerife) en el encuentro de LaLiga Smartbank el 15 de noviembre en el Estadio de Gran Canaria. Quality Sport Images (Getty Images)

El pleito insular

Canariones y chicharreros supuran desde hace más de un siglo por el denominado pleito insular, el nombre que tradicionalmente ha recibido la lucha entre ambas clases dirigentes por la hegemonía económica, política e institucional. Este es un enfrentamiento continuo entre ambas islas que se expresa en cualquier aspecto de la vida: vocabulario, acento, inversiones, cargos políticos. Y resultados futbolísticos. Los dos clubes representativos han sido durante años la excusa que ha permitido a las respectivas aficiones volcar desprecios y envidias hacia isla de enfrente. Tanto es así, que el propio presidente canario, el grancanario Ángel Víctor Torres, se ha visto obligado a pedir calma a las respectivas aficiones. “Hay que vivirlo como lo que es: ni más menos que deporte”, aseguró el pasado lunes en los actos celebrados con motivo del Día de Canarias.

Durante años, sobre todo a finales de los sesenta y principios de los setenta, fue el conjunto amarillo, fundado en 1949, el que llevó la voz cantante sobre el césped. Fue aquel un equipo liderado por nombres legendarios en Gran Canaria como Tonono, Gilberto, Germán Dévora o Jose Manuel Mamé Léon. Este equipo logró acabar segundo en la Liga tras el Real Madrid (1969) y subcampeón de Copa del Rey (1978). El declive amarillo coincidió en el resurgir del Tenerife, cuyo nacimiento data de 1929. El cuadro blanquiazul alcanzó su cenit en los años noventa, con Jorge Valdano como entrenador y Fernando Redondo, Felipe Miñambres, Pierluigi Querubini o Juan Antonio Pizzi en el campo. Aquel Tete logró quedar quinto en la Liga (1993) y le arrebató dos ligas seguidas al Real Madrid en la última jornada (1992 y 1993). En 1997, con Jupp Heynckes en el banquillo, alcanzó las semifinales de la extinta Copa de la UEFA (1997).

Ha pasado mucho tiempo desde entonces para ambos clubes. Por ahora, han sido incapaces de recuperar el brillo de antaño y librarse de la etiqueta de equipos ascensor. La UD apenas ha logrado competir en Primera cinco años desde que comenzó el siglo, para un total del 34 participaciones. El Tenerife ha disputado este siglo apenas dos de sus 13 temporadas en la división de honor. Las dos directivas tienen que resignarse año tras año a dejar escapar a sus mejores jugadores (Pedri, Vitolo o el propio Viera, por citar alguno de los casos más recientes). El objetivo a medio plazo pasa por la ansiada consolidación en la cúspide futbolística. A corto, las cosas cambian. Al menos así lo aseguraba este martes una aficionada de uno de los dos equipos: “Mira, mi niño, mientras no pasen ellos, hasta me da igual que no subamos”.

Un partido con reminiscencias de clásico

Las respectivas carreras de los dos entrenadores confieren al partido un cierto aire a clásico. Con 21 años, Luis Miguel Ramis (51 años) fichó por el Real Madrid procedente del Gimnàstic de Tarragona. Una temporada después, Benito lo ascendió al primer equipo, aunque el club blanco lo traspasó al Tenerife en 1994 como parte del pago por Fernando Redondo. Jugó dos temporadas en el cuadro isleño. 
Xavier García Pimienta, por su parte, coincidió en la cantera del F. C. Barcelona con Iván de la Peña o Albert Celades. Tras una temporada en el primer equipo, comenzaría un peregrinaje por clubes de Segunda y Tercera División. Como entrenador, se encargó de varias divisiones inferiores del Barça entre 2001 y 2021. Ese año, Joan Laporta lo despidió cuando llevaba tres como técnico del segundo equipo. 

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Guillermo Vega

Corresponsal en Canarias y miembro del equipo de edición del diario. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina y de la sección de Tecnología. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS