Gayà levanta la voz tras la ratificación de sanción del TAD: “Nunca le he faltado al respeto a ningún árbitro”

El capitán del Valencia protesta la decisión del Tribunal de mantener los cuatro partidos de castigo correspondientes a la temporada por criticar al colegiado Melero López

Gayà ofrece una rueda de prensa tras la decisión del TAD de mantenerle la sanción de cuatro partidos.
Gayà ofrece una rueda de prensa tras la decisión del TAD de mantenerle la sanción de cuatro partidos.Ana Escobar (EFE)

Enemigo de los focos, habitualmente sensato y prudente como ninguno, José Luis Gayà ha saltado en las últimas horas como impulsado por un resorte después de sentirse “gravemente perjudicado” por el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), que resolvió el jueves mantener la sanción de cuatro partidos que le impuso en mayo el Comité de Competición por unas declaraciones sobre el arbitraje de Melero López tras el Valencia-Osasuna de la jornada 32 de LaLiga.

El primer capitán de Mestalla se perderá las cuatro primeras jornadas de la Liga y será baja en los duelos ante Girona, Athletic, Atlético de Madrid y Getafe. “No entiendo qué ha sucedido. Han tardado 42 días en contestar cuando se han reunido siete veces para tratar diferentes asuntos y hasta última hora no han decidido. El míster podía haber preparado el inicio de la Liga de otra manera. Yo me he preparado para poder jugar. Pensábamos que me iban a quitar la sanción. A falta de un día para el inicio no se puede comunicar esto. No me entra en la cabeza”, se queja el de Pedreguer, que apunta a que esta decisión “condiciona” el inicio liguero del equipo de Gattuso, que el domingo recibe en Mestalla al Girona. Otro canterano, Jesús Vázquez, suplirá al capitán.

El 16 de abril, tras un Valencia-Osasuna en Mestalla, en la entrevista postpartido que lleva a cabo la televisión que tiene los derechos sobre la competición, Gayà se refirió a la actuación arbitral de Melero López, que no señaló un posible penalti sobre Bryan Gil. “Es la tónica que llevamos esta temporada. Le tienen que avisar de un penalti clarísimo. El árbitro lo ha visto y no lo ha querido pitar. Lucharemos contra todo y seguiremos adelante”, dijo el capitán del Valencia, que dejó patente su malestar y el del grupo. “Es lo de siempre. El árbitro, al descanso, nos ha dicho que si hubiera pitado el penalti sobre Bryan lo hubieran quitado desde el VAR porque no había contacto. Y te lo tienes que tragar. Tampoco podemos decir nada porque te sacan tarjeta amarilla como a mí al final del partido sin haberle dicho nada. Es lo que hay, hacen lo que quieren”. El partido finalizó con derrota 1-2 para los de Bordalás.

Aquellas declaraciones provocaron que el Comité de Integridad de la Federación Española le abriera un expediente y propusiera que el capitán del equipo de Mestalla fuese sancionado con cuatro encuentros, algo que asumió el Comité de Competición y ratificó el de Apelación. Finalmente, el TAD tumbó el recurso del club para obtener la cautelar. En su respuesta al Valencia, Competición argumentó en su día que Gayà, con sus declaraciones, aseguró que “el colegiado deliberadamente dejó de cumplir una de sus funciones”, algo que no sería en su opinión “una crítica legítima” ni de la “expresión de un desacuerdo”, que podían estar amparados por la libertad de expresión. De este modo, establecía que estas palabras podrían ser “atentatorias a la integridad del colectivo arbitral al cuestionar su imparcialidad”.

Más allá de las palabras de Gayà, que ya se había desahogado por Twitter el jueves, el Valencia escenificó este viernes una imagen potente de club en la sala de prensa de Paterna. Flanqueado por Gennaro Gattuso, su entrenador; por Carlos Soler, Jaume Doménech y Gabriel Paulista, el resto de capitanes de la primera plantilla, y por el director general del club, Sean Bai, José Luis Gayà, primer capitán del Valencia CF, comentó que se sentía “triste y decepcionado” ante una sanción “desproporcionada por no decir nada”. Y añadió: “No tengo miedo a represalias por esta rueda de prensa, pero tengo que defenderme. No voy a dar nombres, pero otros compañeros dijeron cosas peores que la mía y no les ha pasado nada. Todos tenemos que ser tratados de igual manera y no ha pasado así. Me gustaría que alguien me lo explicara”.

Antes que Gayà tomó la palabra Sean Bai, que denunció que el castigo al lateral de Pedreguer es una sanción “que se comunica tarde, completamente injusta, y que genera un precedente peligroso, es un grave perjuicio para el club y para nuestro capitán y un claro ejemplo de agravio comparativo”. A Gayà le duele que su castigo lo aparte de la próxima convocatoria de Luis Enrique y posiblemente de su presencia en el Mundial de Qatar. “Para estar en el Mundial es un hándicap no poder empezar jugando, pero ya me conocéis y voy a luchar por mis sueños. En estas cuatro semanas trabajaré todavía más. No descarto ir al Mundial; voy a darlo todo”, manifestó el lateral zurdo, que contestó que no le había llamado el seleccionador Luis Enrique para darle ánimos.

El jugador del Valencia aclaró que no se arrepentía de sus palabras y que “duerme tranquilo” porque “en nueve años de profesional nunca le ha faltado al respeto a ningún árbitro”. “No me arrepiento. Pueden pensar que las formas no fueron las mejores, eso lo puedo entender, pero llevo puesto el brazalete de capitán y tienen que entender que tengo que salir a defender al equipo. Duermo tranquilo, nunca le he faltado al respeto a ningún árbitro, por eso esto me duele más”.

Tras su “desproporcionada” sanción, el internacional del Valencia anticipa más para este curso. “No sé qué va a pasar este año cuando la gente salga a hablar porque sancionarán a muchos jugadores a este paso”. Así, pendiente de decidir su renovación, Gayà se limitó a matizar que “esta rueda de prensa es para hablar de otra cosa, pero todos sabéis lo que quiero y la sintonía es buena”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS