Luiz Felipe: “La mejor virtud de un central no es pegar, es la inteligencia”

El defensa del Betis, nacido en Brasil pero internacional con Italia, afronta su estreno como titular en un equipo andaluz que llega al Bernabéu como colíder

Luiz Felipe posa en la ciudad deportiva Luis del Sol, del Betis.
Luiz Felipe posa en la ciudad deportiva Luis del Sol, del Betis.alejandro ruesga

Luiz Felipe Ramos (Colina, São Paulo; 25 años) es uno de los fichajes de este Betis que llega hoy al Santiago Bernabéu como colíder de Primera junto al Real Madrid (Movistar, 16.15 horas). Atiende en una soleada mañana en la Ciudad Deportiva Luis del Sol y asume el reto de defender al Betis y enfrentarse a uno de los mejores jugadores del continente, Karim Benzema.

Pregunta. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido estas primeras semanas en el Betis?

Respuesta. La experiencia que desprende un entrenador como Manuel Pellegrini y luego, por supuesto, fue impresionante cómo viví mi estreno el otro día contra Osasuna con una afición increíble. Fue un privilegio vivir eso, me puso la piel de gallina. De todas formas, ya me habían avisado de lo que significaba esta afición. Hablé con Durmisi, compañero en la Lazio y que había jugado en el Betis, y me dijo que lo de esta afición era de locos. Ahora lo estoy comprobando.

P. ¿Por qué se decidió por el Betis?

R. Quería cambiar un poco. La Liga siempre fue un campeonato que me gustó mucho. La Lazio es un club grande, me formó como jugador y como persona, pero quería un estímulo, una aventura en mi vida y escogí la oferta que me hizo el Betis. Desde el primer momento que surgió la oportunidad ellos tuvieron la virtud de hacerme sentir importante antes de firmar el contrato.

P. Se marchó con 19 años a Italia. ¿Cómo fue esta aventura?

R. Jugaba al fútbol desde los 13 años y llegué al Iutano, que ahora está en la Serie B de Brasil. En ese club jugué un año y la Lazio me firmó gracias al informe de un ojeador. Tenía 19 años. Era un niño, no hablaba italiano y mi adaptación fue complicada. Jugué muy poco tras ser cedido a la Salernitana, de la Serie B, apenas cuatro partidos. A mi regreso a la Lazio me fui asentando en el equipo y he jugado cinco temporadas a buen nivel en la Serie A.

P. ¿Mezcla su fútbol el descaro del jugador brasileño con el orden del italiano?

R. Se podría decir que sí. Como brasileño me gusta mucho sacar el balón jugado desde atrás y arriesgar. En Italia aprendí a colocarme bien, a leer los partidos y, sobre todo, la táctica. He ido creciendo y ahora, a pesar de que soy joven (25 años) creo que estoy en un buen punto de madurez. Llego a un fútbol diferente y estoy seguro de que me adaptaré pronto.

P. Solo ha participado algunos minutos la pasada jornada ante Osasuna, ¿notó algo distinto de como se juega en Italia?

R. Me sorprendió la intensidad con la que se juega en España. Ha sido solo un partido, pero noté mucho ida y vuelta. En Italia es todo como más parado, más ordenado, con dos equipos que se esperan. En Italia hay mucho orden, allí todo es más parado.

P. ¿Cuáles son los defensas que usted siempre ha admirado?

R. De pequeño me gustaba mucho Lucio, que jugó en el Bayern de Múnich, el Leverkusen y el Inter. Luego, Thiago Silva. De los españoles, los que más me gustan son Puyol y Sergio Ramos.

Luiz Felipe, en la ciudad deportiva del Betis.
Luiz Felipe, en la ciudad deportiva del Betis. alejandro ruesga

P. ¿Un central para ser bueno tiene que ser duro?

R. No, para mí un central bueno tiene que tener una buena lectura de juego y saber salir con el balón. El central tiene que saber leer un partido, es una posición clave. Eso de dar patadas ahora con el VAR no tiene ningún sentido. Quizás en otro tiempo, en otro fútbol, era fácil de hacer porque no te controlaban y el árbitro podía no ver la acción. Ahora los jugadores estamos muy controlados. La mejor virtud de un central no es pegar es la inteligencia y la buena salida del balón.

P. ¿Cuál es el delantero que más problemas le ha dado?

R. El que me volvía loco en los entrenamientos era Ciro Immobile, mi compañero. Siempre te ataca la profundidad y la espalda. No podía pararle. Luego, los más fuertes que me han tocado marcar son Lukaku y Dzeko.

P. ¿Qué le parece Benzema?

R. Los números lo dicen todo. Ahora mismo es el mejor delantero de la Liga y probablemente de Europa. Pero no tengo miedo.

P. Con la Lazio se ha enfrentado a jugadores como Haaland o Cristiano.

R. Dos jugadores grandísimos, de muchas cualidades, que te exigen mucho. Contra el Dortmund y Haaland me salieron muy bien las cosas y ganamos. Es un placer enfrentarse a jugadores de ese nivel porque miden tu nivel y te obligan a superarte.

P. ¿Cómo explica el buen momento del Betis?

R. Lo que estoy viendo es que todo el mundo se siente importante y eso hace crecer al grupo. Luego, he comprobado que esto es como una familia. Cuando llegué me sentí uno más. Joaquín es el jefe y luego Bravo, Guardado, Fekir y Canales son los que marcan el rumbo.

P. ¿Ve a su equipo con opciones de derrotar al Madrid?

R. Ante el Madrid tienes que jugar con una gran concentración. Guardado no para de decirme que llevamos cinco partidos sin perder en el Bernabéu y sin ni siquiera recibir un gol. Me mete un poco de presión.

P. Es brasileño, pero es internacional con Italia. ¿Podría explicar este proceso?

R. Había sido internacional con Brasil en las inferiores. En Italia quisieron que fuera internacional sub 21, pero aguanté por si me llamaba la selección brasileña. Dos años después Mancini me llamó. Me dijo que le gustaba mi juego, que me quería y que me iba a hacer debutar con la absoluta de Italia. Su interés fue enorme y demostró que me quería. Tomé la decisión y soy feliz por ser internacional con Italia. Fue algo duro porque mi familia vive en Brasil. Los primeros meses fueron difíciles, pero cuando tus padres ven que eres feliz con Italia, pues todo cambia.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS