Todos contra el Madrid

La 68ª edición de la Copa de Europa comienza este martes con los reforzados City, PSG, Bayern y Liverpool como principales candidatos a destronar al Real, a lo que también aspiran Barça y Atlético

Militao, Rudiger y Vinicius sonríen durante el entrenamiento previo al Celtic - Real Madrid, ayer lunes en Glasgow
Militao, Rudiger y Vinicius sonríen durante el entrenamiento previo al Celtic - Real Madrid, ayer lunes en GlasgowANDY BUCHANAN (AFP)

Un fenómeno sobrenatural marcó la pasada Liga de Campeones y su sacudida perdura en el inicio, este martes, de la 68ª edición. Todos contra el Real Madrid, no solo por sus 14 coronas, sino por lo pasmosa de su última cumbre, quizá la más sinuosa del club madridista. Inexplicable para la mayoría. Así es el Real Madrid concluyen los suyos, convencidos de que gana porque sí y porque no.

El campeón más campeón, el natural y el sobrenatural, se estrena este martes en Glasgow, en el ardiente Celtic Park (21.00). El Celtic, club con mejor pasado que presente, su rival. El equipo escocés es uno de los 14 participantes de este curso que tiene al menos una orejona. La primera de un club británico, la conquistada en 1967 por los Leones de Lisboa, como se inmortalizó en el sector católico de Glasgow al equipo que lideraban el capitán Billy McNeill y el icónico Jimmy Johnstone, un diablo de 1,57 metros.

El Inter de Helenio Herrera, Facchetti y Sandro Mazzola —Luis Suárez, lesionado, no jugó aquella final— sucumbió por 2-1. Una grada de Celtic Park lleva el nombre de Jock Stein, el preparador verdiblanco de entonces, legendario pese a ser el primer no católico —el Celtic fue fundado hace 134 años por el hermano Walfrid, un marista escocés— en dirigir a los bhoys. Stein falleció el 10 de septiembre de 1985 en Cardiff, justo al terminar el duelo entre la selección escocesa que entrenaba y Gales. Tenía 62 años y le sucedió su asistente Alex Ferguson.

El Celtic actual nada tiene que ver con la mitología de los Leones de Lisboa, que en 1970 perderían la final con el Feyenoord. El Celtic y su antagonista Rangers —finalista en la última Liga Europa— han pagado muy caro su raíz en un torneo tan parroquial como el escocés y apenas han tenido dictado en la élite en décadas. La última gran aventura del Celtic fue un subcampeonato de la UEFA en 2003 frente al Oporto de José Mourinho en La Cartuja, con 60.000 escoceses por las calles de Sevilla.

El greco-australiano Ange Postecoglou dirige hoy a un Celtic sin grandes estrellas y contracultural en el que conviven cuatro japoneses: Ideguchi, Hatate, Furuhashi y Maeda. No hay mejor eco de este Celtic que el de Celtic Park, siempre en combustión, máxime tras golear el pasado sábado al Rangers (4-0). Un estadio en el que el 10 de abril de 1974 —miércoles santo— se vivió una de las mayores zapatiestas de la Copa de Europa, una eliminatoria a cuchillo entre el Celtic y el Atlético de Ayala, Panadero y Quique, los tres expulsados mientras Johnstone, cuerpo de pajarillo, superviente milagroso, pedía clemencia.

Dos de los grandes aspirantes a pisar por primera vez el trono blanco —City y PSG— también reaparecen este martes tras su inesperado trastazo del último curso con el Madrid. El City amenaza a un Sevilla (21.00) sonado por su mal estreno. La cita, en Nervión, donde los sevillistas están muy crispados. En el radar de la hinchada todos: Julen Lopetegui, Monchi y el presidente, Pepe Castro. Para colmo, enfrente Haaland, que tiene empavorecida a la Premier, en la que lleva diez goles en seis encuentros. El City, el del Pep Guardiola de siempre pero con ese terminator noruego, ya se ha dejado dos empates en la liga inglesa y ha tenido que sudar alguna remontada. Para restar presión a los suyos, Ferran Soriano, director ejecutivo del City proclamó recientemente que el objetivo principal es la Premier, no la Champions. En la entidad celeste más de uno lo pondría en cuarentena. El otro Manchester jamás en su historia ha estado tan cerca de la cima. Lo saben Soriano y Guardiola.

Entre los favoritos de esta Copa de Europa nadie ha tenido el acelerón inicial del Madrid. La Premier es más cruda, pero también el supremo PSG ha perdido ya dos puntos en el torneo francés, en el que no abundan los cocodrilos. Con Pochettino o ahora con Christophe Galtier siguen las turbulencias. Que si Neymar y Mbappé no se tragan, que si chocan con sus cruzadas por ser lanzadores de penaltis... El Juventus, un jerarca de la Champions, examinará hoy al PSG de Messi en París (21.00).

En la jornada de este martes también tienen cartel otros cuatro campeones: Borussia Dortmund, Chelsea, Benfica y Milan. En principio, todos con cierta ventaja frente a Copenhague, Dinamo de Zagreb, Maccabi Haifa y Salzburgo, respectivamente. Lo mismo que el aparentemente renacido Barça, que este miércoles rinde visita al Viktoria Plzen (21.00).

Peor asunto para el Atlético, que abre el Metropolitano al siempre inquietante Oporto (21.00). También el miércoles, turno para el Bayern de Mané, el Liverpool de Darwin Núñez y el Chelsea de Aubameyang. Delanteras reforzadas, como la del City con Haaland y el PSG con el retenido Mbappé. Movimientos con un ojo, si no los dos en algunos casos, en Europa. O lo que es lo mismo: en el inexplicable y fascinante Real Madrid.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

José Sámano

Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que fue Redactor Jefe entre 2006-2014 y 2018-2022. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS