La NBA suspende por un año al dueño de los Phoenix Suns y del Mallorca por acoso, sexismo y racismo

La Liga profesional de baloncesto impone una multa de 10 millones de dólares a Robert Sarver, que también es propietario del club de Primera División

El dueño de los Phoenix Suns, Robert Sarver, durante un partido contra los Milwaukee Bucks.
El dueño de los Phoenix Suns, Robert Sarver, durante un partido contra los Milwaukee Bucks.Christian Petersen (Getty Images)

Una denuncia periodística sobre 18 años de conducta inapropiada ha acabado en una sanción para Robert Sarver, dueño y gestor del equipo de baloncesto profesional de los Phoenix Suns, de la NBA, y propietario del Real Mallorca, que milita en la Liga. Tras una investigación independiente, la NBA ha decidido suspender en su cargo a Sarver por un año e imponerle una multa de 10 millones de dólares, la máxima posible, por sus conductas racistas y sexistas que en ocasiones constituían acoso, según ha informado la liga en un comunicado.

Sarver tuvo “una conducta que claramente violaba las normas comunes del lugar de trabajo, como se refleja en las reglas y políticas del equipo y de la Liga”, dice el informe. “Esta conducta incluía el uso de un lenguaje racialmente insensible; un trato discriminatorio a las empleadas; declaraciones y conductas relacionadas con el sexo, y un trato duro a los empleados que en ocasiones constituía acoso”, añade.

En el comunicado, el comisionado de la NBA, Adam Silver, señala: “Independientemente de la posición, el poder o la intención, todos debemos reconocer el impacto corrosivo e hiriente del lenguaje y el comportamiento racialmente insensible y degradante. En nombre de toda la NBA, pido disculpas a todos los afectados por la mala conducta descrita en el informe de los investigadores. Debemos hacerlo mejor”.

La NBA, en la que la mayoría de los jugadores son afroamericanos, lleva años luchando contra el racismo. En 2014 sancionó de por vida al dueño de Los Ángeles Clippers por sus comentarios racistas. Los jugadores se han movilizado en diversas ocasiones contra la discriminación y el racismo dentro y fuera de la liga.

Las conclusiones del informe publicado este martes señalan que Sarver repitió la palabra nigger, una forma considerada despectiva e insultante de referirse a los afroamericanos, en al menos cinco ocasiones durante el ejercicio de su cargo. El dueño y gerente de los Suns y también de los Phoenix Mercury, el equipo de la liga profesional femenina (WNBA), también incurrió en casos de conducta no equitativa hacia las empleadas, hizo muchos comentarios relacionados con el sexo en el lugar de trabajo, hizo comentarios inapropiados sobre el aspecto físico de las trabajadoras y de otras mujeres, y en varias ocasiones tuvo una conducta física inapropiada hacia los empleados varones. Además, se dedicó a tratar de forma degradante y dura a los empleados, incluso gritándoles y maldiciéndoles, dice la NBA en el comunicado en que ha hecho pública su sanción.

Entre otros ejemplos sexistas, le dijo a una empleada embarazada que no podría hacer su trabajo al ser madre, reprendió a una otra trabajadora delante de los demás y luego comentó que las mujeres lloran demasiado, y organizó un almuerzo solo para mujeres para que las empleadas del Western Alliance Bank, donde era director general, explicasen a las de los Suns cómo cumplir sus exigencias, relata el informe.

“Sarver comentaba y hacía bromas con frecuencia a los empleados en entornos grandes y pequeños sobre el sexo y la anatomía relacionada con el sexo, incluso haciendo comentarios groseros o inapropiados sobre el aspecto físico y los cuerpos de las empleadas y otras mujeres. En cuatro ocasiones, Sarver mantuvo una conducta física inapropiada en el lugar de trabajo hacia los empleados masculinos”, añade el informe completo acerca de la investigación, de 43 páginas.

La investigación tuvo su origen en la publicación de un artículo del 4 de noviembre de 2021 en ESPN.com sobre las declaraciones y la conducta de Robert Sarver. La NBA encargó una investigación independiente al bufete de abogados Wachtell, Lipton, Rosen & Katz, que fue dirigida por David Anders y Sarah Eddy, dos socios del bufete.

Un fallo general

El informe se ha basado en la información recopilada a partir de entrevistas con 320 personas, entre las que se encuentran empleados actuales y antiguos que trabajaron para los Suns y los Mercury durante los 18 años de mandato de Sarver como socio gerente, el propio afectado, que cooperó con la investigación, y otras personas relevantes. También se ha realizado el análisis de más de 80.000 documentos y otros materiales, incluidos correos electrónicos, mensajes de texto y vídeos.

“Más de 100 personas fueron testigos de las declaraciones o acciones de Sarver que infringían las normas aplicables. Y la conducta tuvo un impacto sustancial en los empleados, con algunos testigos describiendo sus experiencias con Sarver en términos emocionales y contundentes”, señala el informe.

La investigación independiente encontró casos de mala conducta en el lugar de trabajo por parte de los empleados de los Suns que no estaban directamente relacionados con Sarver y la falta de políticas y controles organizativos adecuados. “Entre otras cosas, la investigación encontró casos de insensibilidad racial, maltrato a las empleadas, comentarios inapropiados relacionados con el sexo o la orientación sexual y comunicaciones irrespetuosas”, dice la NBA. El departamento de Recursos Humanos fue ineficaz para combatir esas conductas y no generaba confianza para los empleados afectados.

La mayoría de los responsables de esas conductas ya no están en los Suns, que en julio de 2021 contrataron un nuevo jefe de personal que, junto con otros ejecutivos, ha aplicado desde entonces mejores prácticas, ha abierto una línea telefónica confidencial para las denuncias de mala conducta, ha creado un equipo de para llevar a cabo investigaciones internas y ha dado formación adicional sobre respeto y conductas apropiadas en el lugar de trabajo.

Durante su año de suspensión, Sarver no podrá acudir a las instalaciones de cualquier equipo de la NBA o de la WNBA, ni asistir o participar en cualquier evento o actividad de la NBA o la WNBA, incluidos los partidos, los entrenamientos o las actividades de los socios comerciales. Tampoco podrá representar a los Suns o a los Mercury ni estar involucrado en sus operaciones comerciales o deportivas. Asimismo, queda excluido de los negocios, la gobernanza o las actividades de la NBA o la WNBA. en ese año, Sarver deberá completar un programa de formación centrado en el respeto y la conducta adecuada en el lugar de trabajo. La NBA destinará los 10 millones de dólares de la multa a organizaciones que se comprometen a abordar cuestiones relacionadas con la raza y el género dentro y fuera del lugar de trabajo.

La propia organización de los Suns/Mercury deberá tomar medidas correctoras y preventivas para que los hechos no se repitan. Tendrá que contratar a una empresa externa para que evalúe y haga recomendaciones sobre las condiciones laborales, realizar encuestas periódicas y anónimas a los empleados, informar a la NBA de cualquier denuncia al respecto y proporcionar a la liga informes periódicos al respecto durante tres años.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS