LaLiga denunciará a Antiviolencia los cánticos racistas a Vinicius

Movimiento contra la Intolerancia ha puesto una demanda ante la Fiscalía de delitos de odio

Rodrygo y Vinicius bailan para celebrar el gol del primero ante el Atlético de Madrid.
Rodrygo y Vinicius bailan para celebrar el gol del primero ante el Atlético de Madrid.Manu Fernandez (AP)

“Vinicius eres un mono, Vinicius, eres un mono”. El horripilante cántico salido de las gargantas de varios centenares de aficionados del Atlético de Madrid en los aledaños del Civitas Metropolitano será denunciado por LaLiga ante la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte. El desagradable coro contra el extremo brasileño del Real Madrid se produjo momentos antes del inicio del encuentro frente a los muros del coliseo rojiblanco. El bochornoso episodio ha dado la vuelta al mundo y ha dañado la imagen del Atlético. Hace apenas un mes, el club rojiblanco también tuvo que digerir el enfrentamiento entre Mario Hermoso y varios ultras a raíz de los insultos que estos le profirieron a Antoine Griezmann en el entrenamiento en el estadio al terminar el encuentro con el Villarreal.

Este nuevo episodio vuelve a cuestionar si las medidas que toma el club para poner punto final a los problemas que le generan los ultras son efectivas. “Condenamos enérgicamente cualquier tipo de actitud de carácter racista. La actitud de unos pocos no representa ni al club ni a la mayoría de sus aficionados. Nos hemos puesto en contacto con las autoridades para solicitar que se identifique a quienes participaron en ese execrable hecho”, aseguran en el Atlético.

En el club rojiblanco se preguntan qué pueden hacer contra unos cánticos que se producen fuera del estadio y añaden que a cualquiera de los que sea identificado se le aplicará el regimen sancionador interno, que va desde la prohibición temporal hasta la definitiva para entrar al estadio y la expulsión, si son abonados. En la entidad colchonera aún esperan que la policía les proporcione la identificación de los individuos que tuvieron el enfrentamiento con Hermoso para poder aplicarles las sanciones internas.

“Lo primero que tiene que hacer un club es reconocer que tiene un problema. La abdicación es grave en todos los responsables. ¿Por qué la policía no filmó los cánticos o no rodeó al grupo que los entonaba? La fiscalía debe investigar ese tipo de concentraciones, que pueden concurrir con el artículo 513 o el 514 del Código Penal porque puede ser una manifestación ilícita al perseguir fines delictivos como son los insultos racistas”, argumenta Esteban Ibarra de Movimiento contra la Intolerancia, el Racismo y la Xenofobia. Su asociación ha puesto una denuncia ante la Fiscalía de Delitos de Odio por los cánticos a Vinicius en el Metropolitano. “Una de las cosas que más me ha fastidiado es que el fiscal archivara la denuncia por los insultos a Vinicius, también de índole racista, en el Camp Nou porque no pudieron identificar a los autores. Estamos así siempre, nadie ha hecho nada. Si en el Atlético dicen que hacen todo lo posible deben insistir más. La colaboración con las autoridades, en las dos direcciones, deber ser más estrecha si cabe”, abunda Ibarra, que detecta fallos en el sistema.

“La Ley del Deporte de 2007 es buena, pero ha de ser aplicada, el sistema falla”, dice Ibarra. “Hay denuncias que al final son archivadas porque el tiempo pasa. En el caso de este partido, además, en los días previos ya hubo cosas graves en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, que también deben tener cuidado”. Al caldo de cultivo previo que se generó con los bailes de Vinicius también aluden en el Atlético. “Reiteramos esa condena contra esas actitudes, pero al mismo tiempo no entendemos el exagerado foco que previamente se puso sobre este partido generándose una campaña artificial y lamentable ajena al Atlético de Madrid”.

Desde LaLiga explican que, normalmente, no suelen actuar contra los insultos, cánticos xenófobos o incitadores a la violencia en las afueras de los estadios porque estos mismos suelen reproducirse posteriormente en el interior y que sus denuncias se centran en estos últimos. De lo ocurrido en el interior del Metropolitano, LaLiga denunciará los cánticos de “Vinicius muérete”, así como el lanzamiento de objetos. Esto último fue recogido en el acta arbitral: mecheros, varias botellas de agua y una de cristal cayeron en los alrededores de la portería que defendía Thibaut Courtois en el segundo tiempo.

La Ley del Deporte de 2007 identifica en su artículo 2 lo que son actos racistas, xenófobos o intolerantes en el deporte: “Las declaraciones, gestos o insultos proferidos en los recintos deportivos con motivo de la celebración de actos deportivos, en sus aledaños (...), que supongan un trato manifiestamente vejatorio para cualquier persona por razón de su origen racial, étnico, geográfico o social (...)”.

La denuncia presentada por LaLiga deberá ser estudiada por Antiviolencia, que puede proponer sanciones tanto a los clubes, económicas y de cierre de sectores del graderío, como a los individuos que sean identificados. Por la vía administrativa estos últimos se exponen a multas que van desde los 150 euros a los 650.000. Por la penal, pueden ser castigados hasta con un año de cárcel.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS