El estilo de juego es el ataque de España

Sin Oyarzabal, Ansu Fati y Gerard Moreno, Luis Enrique apela a delanteros que se ajustan a su idea

Álvaro Morata y Eric García, durante el entrenamiento de este martes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.
Álvaro Morata y Eric García, durante el entrenamiento de este martes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.RFEF/Pablo García (EFE)

El estilo y la exigente selección de jugadores que se adaptan a él se ha convertido en el colchón sobre el que Luis Enrique sortea los contratiempos, ya sean lesiones o internacionales que no juegan en sus equipos. En estas dos últimas pruebas antes del Mundial de Qatar, la delantera ejemplifica como ninguna otra línea la fe del seleccionador en su idea de juego y en los futbolistas que deben interpretarla. “La selección tiene su estilo más allá de que juegue uno u otro. Esto es un deporte de equipo y así lo tenemos asimilado. No cambiamos nuestra forma de atacar en función de los jugadores. Atacamos y defendemos siempre igual”, advertía este viernes el preparador gijonés cuando fue inquirido por la necesidad de tener que reconstruir la delantera.

Entre lesiones, estados de forma y descartes por decisión técnica, armar una delantera con jugadores que gocen de la titularidad en sus clubes se ha convertido en un imposible para Luis Enrique. El embrollo no solo apunta al duelo de esta noche en Zaragoza, ante Suiza (20.45, La1), y el del martes, ante Portugal, en Braga. El problema puede persistir con vistas al Mundial. El seleccionador ha visto cómo en esta convocatoria se le han caído cinco atacantes. Las dolencias musculares le impidieron citar a Gerard Moreno y Dani Olmo. Mikel Oyarzabal sigue en su contrarreloj particular por llegar al Mundial tras la grave lesión de ligamento cruzado que se produjo en marzo; Raúl de Tomás no podrá jugar hasta enero por no cerrarse su traspaso al Rayo Vallecano con el mercado abierto; y Ansu Fati está a la espera de recuperar la velocidad de movimientos que le permitía marcar diferencias.

Con el atacante del Villarreal y el del Leipzig debería tener menos problemas para poder contar con ellos en Qatar, pero los otros tres lo tienen complicado. De Tomás está prácticamente descartado. Con Oyarzabal, Luis Enrique ya ha escuchado las reticencias que tiene la Real Sociedad a que acuda si no le ha dado tiempo a entrar en competición. “Yo no quiero a Mikel [Oyarzabal] para el Mundial. Yo quiero a Mikel y su rodilla para muchos años en la Real Sociedad. Él es consciente de lo que tiene que hacer, esa recuperación tiene que ser total. Yo no me voy a precipitar”, apuntó recientemente Imanol Alguacil. La ausencia de Fati en Qatar, si se confirmara, supondría la renuncia a un futbolista en el que el técnico tenía muchas esperanzas puestas para dar un salto de calidad que permitiera solucionar partidos con más facilidad.

Bajo ese panorama Luis Enrique tiene a Álvaro Morata como su única gran referencia ofensiva. Que el delantero del Atlético haya sido titular en todos los partidos de Liga, salvo en el derbi con el Real Madrid, y en los dos de Champions, ha sido una de las grandes satisfacciones que se ha llevado el seleccionador en este inicio de curso. También la confirmación de Borja Iglesias le ha aliviado. Incluso no descarta que puedan jugar juntos si uno de los dos cae a una banda. Esta fórmula de dos nueves ya la ha utilizado con Gerard Moreno a la derecha y Morata en el centro. “Los buenos jugadores siempre tienen sitio”, aseveró Luis Enrique.

Sarabia como ejemplo

Con el resto de delanteros no le queda otra que refugiarse en el rendimiento y en la adaptación a su libreto de delanteros que bajo su dirección han rendido. Ese argumento lo utilizó ayer para defender la presencia de Ferran Torres. Este, entre el buen momento de Dembélé, la contratación de Rapinha, y el corte en un pie en una piscina cuya herida no le cerraba bien, ha perdido peso en el Barcelona de Xavi. “Ferran es un jugador de banda que tiene gol, no es un goleador que juega en la banda. Nos ha dado mucho y tiene números espectaculares. Pasará por momentos mejores o peores, pero eso les pasa a todos”.

El acceso a la titularidad para Pablo Sarabia en el PSG también es muy complicado por la dimensión de Messi, Mbappé y Neymar. Sin embargo, la situación para Sarabia no es nueva. Ya se ganó su entrada en la lista para la pasada Eurocopa en circunstancias similares. Llegó a la concentración para esa cita como el último delantero y escaló en los entrenamientos hasta perfilarse como titular durante la competición. Desde entonces, es el gran ejemplo del mantra que últimamente desliza con más frecuencia Luis Enrique para explicar sus convocatorias. “Me guío más por lo que han hecho y hacen con la selección que por lo que hacen en sus clubes”, asegura el técnico.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS