UEFA Nations League Liga A - ligaa - jornada 5
R. Checa
R. Checa
0 4
Finalizado
Portugal
Portugal
Diogo Dalot 32'Bruno Fernandes 46'Diogo Dalot 51'Diogo Jota 82'

Portugal toma el mando

La selección lusa golea en su visita a la República Checa a pesar de las pifias ante el gol de Cristiano Ronaldo, que incluso cometió un penalti

Diago Dalot celebra junto a Cristiano Ronaldo el tercer gol de la selección portuguesa en el partido contra República Checa (0-4) de la UEFA Nations League en Praga este sábado.
Diago Dalot celebra junto a Cristiano Ronaldo el tercer gol de la selección portuguesa en el partido contra República Checa (0-4) de la UEFA Nations League en Praga este sábado.MIGUEL A. LOPES (EFE)

Sin necesidad del mejor Cristiano Ronaldo, que esta temporada no acaba de llegar, se hizo valer Portugal en lo que semejaba una prueba de nivel en campo checo y acabó en paseo. Dieron un paso adelante los lusos, que andaban con problemas para imponerse a domicilio y se hicieron valer para casi sentenciar el duelo en la primera parte, golear en la suma final (0-4) y, visto el tropiezo español ante Suiza, tomar el mando en el grupo y ganar ventaja de cara a repetir presencia en la fase final de la tercera Liga de las Naciones, torneo que ganaron en su primera edición.

RCHR. Checa
R. Checa
0
Vaclik, David Zima, Brabec (Ondrej Kudela, min. 22), Vaclav Jemelka, Alex Kral, Coufal, Tomas Soucek (J. Kuchta, min. 77), Jaroslav Zeleny (A. Vlkanova, min. 63), Antonin Barak (Petr Sevcik, min. 63), Adam Hlozek (Vaclav Cerny, min. 63) y Schick
POR Portugal
4
Portugal
Diogo Costa, Rúben Dias, Mário Rui, Danilo Pereira (João Mário, min. 83), Diogo Dalot, Bernardo Silva (Horta, min. 67), William Carvalho (João Palhinha, min. 76), Rafael Leao (Diogo Jota, min. 66), Ruben Neves, Bruno Fernandes (Matheus, min. 77) y Cristiano
Goles 0-1 min. 32: Diogo Dalot. 0-2 min. 46: Bruno Fernandes. 0-3 min. 51: Diogo Dalot. 0-4 min. 82: Diogo Jota.
Árbitro Srdjan Jovanovic

Portugal golpeó por ambición y fútbol, a rebufo de una segunda línea de ataque en la que Bernardo Silva, y sobre todo, Bruno Fernandes resultaron indetectables para el rival, que sólo les causó problemas por su empuje en la disputa de los centros al área. Cuando la pelota estuvo en el piso el dúo de fantasistas lusos impuso su pericia en el manejo. Y todo el equipo portugués tuvo en la mirilla la portería checa, hasta el punto de que el lateral Dalot anotó dos dianas.

Quien no lleva la lente adecuada es Cristiano Ronaldo, que por increíble que parezca tiene el gol desenfocado. Tras una pretemporada marcada por el absentismo y los rumores, saltó al campo desde el banquillo en cinco de los nueve partidos que suma. Apenas ha marcado un tanto en 468 minutos de juego. En Praga el astro luso empezó el partido con renglones torcidos, con un sopapo del meta Vaclik en un balón dividido que le dejó la nariz magullada. Tras el episodio, CR pasó por el partido entre doliente, mustio e insatisfecho, pifió varios remates impropios de su currículum y hasta cometió un penalti en la última acción de la primera parte al despejar el balón con la mano. Portugal ya iba entonces dos arriba y a la República Checa se le presentó la oportunidad de regresar al partido. Pero Patrik Schick envió la pelota por encima del larguero.

Entre los borrones de Cristiano emergió Diego Dalot, su compañero en el United, un invitado inesperado al festín de su equipo que ejerció de delantero bis para adelantar a su equipo a la media hora tras un centro raso de Rafael Leão, confinado en la banda izquierda. Sin capacidad para la réplica los checos permitieron un segundo golpe pocos minutos después en una acción similar que cinceló el lateral Mário Rui y rubricó Bruno como llegador.

El error de Schick, en ese tiempo que los clásicos del balompié bautizaron como psicológico, acabó de derrumbar la precariedad checa. El regreso tras el descanso fue un festival luso, que tocó la pelota y con ella movió al rival, guardó a sus pilares de mediocampo Bernardo, Carvalho y Bruno para el duelo del martes contra España, festejó un nuevo gol de Dalot, esta vez con un inopinado zurdazo, firmó la goleada con el oportunista Diego Jota y aguardó en vano un bálsamo para el voraz Cristiano, que llegará ante la selección que dirige Luis Enrique más que hambriento de gol, famélico.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS