Desaparece en el Manaslu la gran esquiadora de montaña Hilaree Nelson

La confusión preside la zona, masificada por numerosos aspirantes a cima y afectada por dos grandes aludes que han causado al menos un muerto y varios heridos en estado crítico mientras los helicópteros buscan a la norteamericana

La esquiadora y alpinista Hilaree Nelson en una imagen de archivo.
La esquiadora y alpinista Hilaree Nelson en una imagen de archivo.Nick Kalisz

El rumor del vuelo de un helicóptero es el sonido de la esperanza para los familiares y amigos de la gran esquiadora de montaña estadounidense Hilaree Nelson (49 años), cuyo paradero se desconoce. La confusión, propia de un escenario de pesadilla, se ha instalado en el Manaslu (8.163 m, Nepal), una de las 14 montañas de más de 8.000 metros del planeta. El lunes, poco después de alcanzar la cima, Nelson y su compañero James Morrison se calzaron las tablas de esquiar y se lanzaron ladera abajo, buscando imitar a Adrian Ballinger, el primero en lograrlo en 2011. Eran las 11.30, y apenas un cuarto de hora después, las radios enloquecieron buscando comunicación con el campo base: un testigo afirmaba haber visto caer a Nelson al fondo de una grieta de 25 metros de profundidad.

Otro declaró al Himalayan Times que había visto perder una tabla a la esquiadora, lo que le causó una caída en el lado opuesto de la montaña. Esta segunda hipótesis parece haber ganado cuerpo y explica los vuelos incesantes del helicóptero, a la caza de algún indicio que revele el paradero de la esquiadora. Morrison, que alcanzó el campo base tras el incidente y pidió ayuda, participa ahora desde el helicóptero en las tareas para localizar a su pareja. The North Face, patrocinador de la norteamericana desde 1999, ofreció el lunes un escueto comunicado en el que se confirmaba la desaparición de su atleta y su búsqueda aérea. Nelson (que empezó su carrera en esquí alpino y abandonó la disciplina atraída por las montañas) y Morrison fueron los primeros en firmar el descenso del Lhotse (8.516 m) esquiando en 2018. También es la primera mujer en enlazar dos ochomiles: Everest y Lhotse en un ataque que duró 24 horas, en 2012. Tampoco se ha confirmado si la esquiadora usaba oxígeno artificial. En caso afirmativo, sería una gran ayuda para sobrevivir.

Hilaree Nelson en 2017 en una expedición en la India.
Hilaree Nelson en 2017 en una expedición en la India.Chris Figenshau

La semana pasada, una serie de grandes nevadas impidieron varias cimas programadas, circunstancia que explica la segunda parte del drama vivido el mismo lunes: una serie de avalanchas entre los campos 3 y 4 dejaron al menos un muerto y cuatro alpinistas en estado crítico, si bien el alcance de los daños causados en unos atestados campos de altura sigue sin ser fidedigno. Los supervivientes que pudieron ser rescatados en helicóptero explicaron que el alud se llevó parte de las cuerdas fijas, un problema insalvable para los numerosos clientes de las agencias que operan en la zona: no son autónomos para bajar sin usar el cordón umbilical de las cuerdas. Lo cierto es que el Manaslu se ha puesto de moda por una sencilla razón: hace escasos meses, un estudio del Himalayan Database liderado por Eberhard Jurgalski, reveló que de las 44 personas que han escalado los 14 ochomiles del globo, solo seis habrían alcanzado la cima auténtica del Manaslu.

Los servicios de rescate aterrizan en Katmandú tras recuperar a dos sherpas que sobrevivieron a la avalancha en el Manaslu.
Los servicios de rescate aterrizan en Katmandú tras recuperar a dos sherpas que sobrevivieron a la avalancha en el Manaslu.Niranjan Shrestha (AP)

El resto, básicamente se habría plantado a unos 25 metros de desnivel de la misma. Para alcanzar el punto culminante es preciso escalar una delicada arista o esquivarla realizando una comprometida travesía. Sin cuerdas fijas, la maniobra lleva mucho tiempo a una altitud severa. Muchos de los grandes himalayistas implicados mostraron su sorpresa: aseguran que desde el punto que alcanzaron no se veía ningún punto más elevado. La foto de un dron vino a deshacer el entuerto, aclarando la orografía somital de la montaña.

El anuncio ha causado una verdadera avalancha de candidatos este otoño en el Manaslu. Si hace un año se citaron 150 clientes al pie de la montaña, este han sido 400 para un total de 700 personas (sumando a los trabajadores de la etnia sherpa) subiendo y bajando por sus laderas. La promesa de cuerdas fijas hasta la cima verdadera y la posibilidad de ser de los primeros en alcanzar su cumbre verdadera explicaría la afluencia masiva de montañeros. “Pero con o sin cuerdas fijas, la montaña estaba peligrosa debido a las fuertes nevadas y se deberían haber cancelado los ataques a cima, porque resultaba obvio que era muy peligroso aventurarse en la parte alta de la montaña. Se han vuelto a cometer los mismos errores de gestión del riesgo que mataron a 11 personas en el mismo Manaslu en 2012″, denunció el lunes Lukas Furtenbach, líder de la agencia que lleva su apellido, en la revista Outside.

Hilaree Nelson creció en Seattle, pero se estableció hace años en Telluride, Colorado. Tiene dos hijos. Tras completar sus estudios universitarios, un viaje a Chamonix, Francia, cambió su percepción del esquí y abrazó el esquí alpinismo, estrenando una carrera de guía, primero, y que la ha llevado, después, a firmar grandes primeras en el Himalaya. James Morrison no solo es su compañero de cuerda, sino su pareja.

Hilaree Nelson en 2017 en la India.
Hilaree Nelson en 2017 en la India.Chris Figenshau

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS