Jenni Hermoso apoya a las jugadoras de la selección en sus reivindicaciones a la RFEF, pero discrepa con las formas

La delantera del Pachuca mexicano y una de las capitanas de España reclama ser escuchadas, y asegura que “la falta de comunicación ha generado muchas dudas internas que han desgastado el compromiso común del equipo”

Jenni Hermoso en un entrenamiento con la selección española en Las Rozas, en febrero.
Jenni Hermoso en un entrenamiento con la selección española en Las Rozas, en febrero.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

Cinco días después de que 15 jugadoras de la selección española comunicaran a la federación su plante para acudir a la próxima concentración alegando motivos de “estado emocional” en medio de un enfrentamiento frontal con el entrenador, Jorge Vilda, le tocó el turno a Jenni Hermoso, figura clave del estirón que ha pegado el fútbol practicado por mujeres en los últimos tiempos en España.

La máxima goleadora histórica de la Roja (42 tantos) no se encontraba entre las firmantes del correo remitido a Las Rozas el pasado jueves ni tampoco se había posicionado públicamente. Lo hizo este martes por la noche a través de un amplio comunicado individual. En él, la atacante madrileña lanzó varios mensajes: apoya a sus compañeras implicadas aunque matiza, no obstante, que no comparte las formas; asegura que la falta de comunicación ha desgastado el compromiso; y reclama ser escuchadas.

En los próximos días, se espera que Vilda dé la lista para disputar los partidos contra Suecia, el viernes 7 de octubre en Córdoba, y ante Estados Unidos, el martes 11 en Pamplona. La presencia de la actual jugadora del Pachuca de México es una de las incógnitas.

“Quiero manifestar públicamente mi apoyo a todas las compañeras que hace unos días decidieron comunicar su postura. No solamente entiendo sus razones, sino que también he vivido muchas de las sensaciones y preocupaciones que han comunicado. Soy muy consciente de ello porque he tenido la oportunidad de vivir experiencias únicas e inmensamente felices jugando para España, pero tengo que reconocer que también he vivido momentos muy duros hasta el punto de no reconocerme a mí misma y plantearme si lo que estaba haciendo valdría la pena”, escribió Hermoso, que confesó que vive “los días más difíciles como futbolista profesional y de la selección” y que lleva “días sin dormir pensando en soluciones y buscando explicaciones al vacío tan grande” que siente.

¿Qué más necesitamos hacer para que se nos escuche de una manera amistosa?, reza una parte del comunicado

“Es importante entender que no se llega de un día para otro a esta situación”, advirtió en la nota. “Es evidente que es la consecuencia de un cúmulo de acontecimientos, comportamientos, decisiones, intentos fallidos y desgaste por intentar que la voz de la jugadora sea escuchada. En mi carrera he tenido la oportunidad de trabajar distintas metodologías, sistemas de juego, gestión de grupos y, si bien es cierto que las jugadoras no tienen responsabilidad en la toma de decisiones sobre estos aspectos, somos nosotras las que vivimos el día a día, las que trabajamos y las que necesitamos estar convencidas de lo que se hace, por lo que nuestras opiniones deben ser tomadas en cuenta. Esta falta de comunicación ha generado muchas dudas internas que han desgastado el compromiso común del equipo”, subrayó la atacante que, eso sí, dejó un matiz importante en su posicionamiento.

Está de acuerdo con el fondo de la cuestión, apoya de forma pública a sus compañeras, asegura que su decisión no es ningún chantaje ni ningún capricho, pero discrepa con la vía elegida. “Aunque no comparta las formas, sí empatizo con la necesidad de hacer algo, ya que estamos en medio de una situación insostenible que no beneficia en nada al fútbol femenino español”, apuntó en una frase que resume su posición.

Aunque no comparta las formas, sí empatizo con la necesidad de hacer algo, ya que estamos en medio de una situación insostenible

Hermoso, en su descripción del conflicto, no pone paños calientes: “La desconexión entre cuerpo técnico y jugadoras, federación y jugadoras y la fractura del grupo son señales de que algo no está funcionando”, incidió. E insistió en ser atendidas como primera medida. “¿Cómo solucionamos? ¿Hay algo que las jugadoras podríamos hacer mejor dentro y fuera del campo? ¿Qué más necesitamos hacer para que se nos escuche de una manera amistosa?”, se preguntó.

La exazulgrana lamentó también que esta crisis haya trascendido y se haya convertido en una cuestión nacional. “Desearía que esta situación nunca se hubiera hecho pública, pero respeto la decisión de mis compañeras que, a pesar de haberse manifestado de forma privada, se han visto sometidas a una exposición social y mediática que en ningún momento han buscado”, denunció Hermoso, que zanjó su nota con un ofrecimiento para “encontrar soluciones”.

El pasado viernes, Alexia Putellas, la actual Balón de Oro y gran sucesora de Hermoso en la cima del fútbol femenino en España, se posicionó sin matices al lado de las 15 futbolistas. Al estar lesionada de larga duración, no se vio en la tesitura de mandar o no la carta a la federación para renunciar a la siguiente convocatoria, aunque sí difundió el comunicado de sus compañeras.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS