El Sevilla es un huracán: Lopetegui, sentenciado

El equipo andaluz se juega su futuro en la Champions ante el Dortmund con un técnico con pie y medio fuera del banquillo y con Jorge Sampaoli listo para el recambio

Julen Lopetegui, en la rueda de prensa previa oficial del duelo de Champions del Sevilla ante el Dortmund.
Julen Lopetegui, en la rueda de prensa previa oficial del duelo de Champions del Sevilla ante el Dortmund.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

En el Ramón Sánchez Pizjuán se ha agotado la paciencia. En la grada, los aficionados pidieron el fin de semana pasado la dimisión de José Castro, presidente del Sevilla, cuando el equipo volvió a perder, esta vez contra el Atlético de Madrid (0-2). Era la cuarta derrota en Liga del club, ya a un solo punto del descenso. En los despachos, la directiva decidió, en una reunión extraordinaria celebrada ayer lunes por la noche, la continuidad de Julen Lopetegui hasta el encuentro del Sevilla contra el Borussia Dortmund (miércoles, 21.00, Movistar LC) en un partido vital. El equipo, colista del Grupo G con un punto, no puede fallar ante los alemanes, segundo clasificado con tres puntos. Si el conjunto andaluz obtiene el triunfo, enderezaría mucho su trayectoria europea contando con la derrota del Copenhague ante el City. Un objetivo importante que, sin embargo, queda eclipsado por el huracán que envuelve a la entidad sevillista y el ambiente enrarecido que se espera en el estadio.

El técnico vasco está sentenciado. Justo después de la derrota ante el City por 0-4 (el siete de septiembre), el Sevilla comenzó la búsqueda de un entrenador que le sustituyera. Después de recibir la negativa de técnicos como Mauricio Pochettino o Marcelino García Toral, el equipo andaluz llegó esta misma semana a un acuerdo con Jorge Sampaoli. Este martes, Lopetegui ha comparecido en rueda de prensa y se ha mordido la lengua: “Por respeto a mi responsabilidad no voy a emitir opinión de lo que ha ocurrido en los últimos meses. No se regalan 170 partidos de casualidad en un club como el Sevilla. Hay que ganar mucho para llegar a esa cifra. Es mi responsabilidad y no voy a cambiar mi discurso porque tengo que estar a la altura de nuestra afición, que merece lo mejor de todos. Lo único que puedo controlar es a mis jugadores para que ganen el partido ante el Dortmund”.

Después de que el equipo haya entrado en barrena, en una decadencia que se percibe desde la segunda vuelta del curso pasado, Monchi, el director deportivo, decidió mantener en su cargo al entrenador cuando todos los indicios apuntaban a un fin de ciclo. Monchi apoyó al técnico en todo momento después de dos reuniones importantes analizando el futuro del entrenador. En la primera, acudieron hasta los capitanes, Jesús Navas y Rakitic, que mostraron la confianza del grupo en el entrenador. Los dirigentes del Sevilla, ya partidarios del relevo, mantuvieron a Lopetegui en su cargo antes del parón liguero por la disputa de partidos de selecciones nacionales. La derrota ante el Atlético convenció ya a Monchi de que era necesario realizar el cambio. El ejecutivo, después de recibir la negativa de varios entrenadores, ha llegado a un principio de acuerdo con Jorge Sampaoli, quien dirigiera al Sevilla en la temporada 2016-17, siendo el último entrenador fichado por Monchi antes de marcharse a la Roma. Según ha podido saber este diario, la idea de los dirigentes del Sevilla es destituir a Lopetegui incluso obteniendo el triunfo frente al conjunto alemán.

Las negociaciones con Sampaoli no han sido fáciles. Para empezar, el argentino no quiso entrenar al equipo sevillista en este duelo de Champions contra el Dortmund, tarea que le va a corresponder a Lopetegui al no disponer el club de un entrenador interino que pudiera liderar la transición. Luego, el acuerdo contempla una duración de año y medio. Al mismo tiempo, Sampaoli, que ha analizado la plantilla del cuadro andaluz, le ha solicitado a Monchi hasta cuatro fichajes en el próximo mercado invernal, lo que obligará al cuadro andaluz a una importante inversión económica. La plantilla del Sevilla quedó muy tocada tras la marcha de Diego Carlos y Koundé. La planificación de Monchi ha dejado mucho que desear y han llegado jugadores, caso de Dolberg, Marcao o Januzaj, fuera de forma o lesionados. De los fichajes, solo Isco está respondiendo, mientras que Nianzou y Alex Telles están ofreciendo un rendimiento muy discreto.

“Repito, no voy a emitir ninguna opinión. Tengo el foco puesto en un partido de Champions. No ha sido fácil preparar este partido, pero es un reto y la profesión de entrenador también lo es. Todos debemos ser responsables, sobre todo por nuestra afición. Las situaciones son las que son y debo dar lo mejor de mí mismo”, añadía Lopetegui cuando se le volvió a preguntar por si sentía traicionado por el Sevilla, obligándole a dirigir un partido con Sampaoli cerrado para el banquillo sevillista. El preparador argentino, de 62 años, después de un periplo en Marsella, donde hizo una buena temporada para marcharse en la actual por desavenencias con los directivos del conjunto galo, llegaría este jueves a la capital de Andalucía para hacerse cargo del Sevilla y preparar el duelo liguero contra el Athletic del próximo sábado (18.30 horas).

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS