Neymar, en el juicio por su fichaje con el Barça: “Yo firmaba lo que me decía mi padre”

Florentino Pérez declara como testigo: “Los jugadores van donde quieren, y Neymar quería ir al Barcelona”

Neymar llega para declarar como acusado en la Audiencia de Barcelona, este martes.Foto: QUIQUE GARCÍA (EFE) | Vídeo: EUROPA PRESS

A Neymar no se le hace esperar ni un segundo. Llega tarde a la sesión del juicio de este martes, en la que debe declarar por las presuntas irregularidades en su fichaje por el Barça en 2013. El retraso obliga a fijar un descanso de 20 minutos a un tribunal que ya la víspera, en la primera jornada de la vista oral, le había permitido ausentarse porque estaba cansado tras su partido del domingo en la liga francesa. El delantero brasileño toma asiento rápidamente en el banquillo de los acusados para responder, durante menos de cinco minutos, que no participó en las negociaciones del traspaso porque de esos asuntos se encargaba su padre y que el Barça es el club de su vida.

Junto a una intérprete de portugués, que le ayuda en las primeras preguntas, Neymar hace una última consulta al móvil, se arregla la corbata y se ajusta la americana, mientras el presidente del tribunal, José Manuel del Amo, defiende su decisión de permitir al jugador ausentarse. “Esto no es un trato de favor”, explica Del Amo, estrella inesperada de un juicio en el que exhibe, día sí día también, sus conocimientos futbolísticos y su pasión por este deporte. “A Neymar se le dejó marchar no porque sea un jugador de élite mundial o una de las grandes estrellas de la selección de Brasil”, sino porque “debe tratarse a las personas con dignidad”, afirma.

Neymar recoge el guante, agradece la “humanidad” del tribunal (”estaba muy cansado de verdad”, dice) y se dispone a responder a las preguntas del fiscal y de su abogado. El fiscal quiere saber hasta qué punto participó en las negociaciones abiertas entre el FC Barcelona y el Santos para lograr el traspaso del delantero al club azulgrana. Como Leo Messi en su día, cuando fue juzgado por fraude fiscal (”de la plata se encargaba mi papá”, declaró), Neymar también se protege bajo la égida paterna. “No participé en ninguna negociación, mi padre siempre se ha ocupado de eso. Yo firmo lo que él me dice”, ha afirmado.

A partir de 2011, los ojos de los grandes clubes europeos se posaron sobre Neymar, tal como él mismo ha reconocido. “Sabía de los rumores que existían de otros clubes, pero mi sueño desde niño siempre había sido jugar en el Barça”. El delantero fue tentado por el Real Madrid, y al final había que decidir entre los dos grandes rivales. “En el último momento, era Barcelona o Madrid. Yo siempre sigo mi corazón, y mi corazón me pidió ir al Barcelona”.

De ese apetito por Neymar mostrado por los dos grandes clubes del fútbol español ha hablado, este martes, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Ha declarado como testigo por videoconferencia a petición de DIS, la empresa brasileña que poseía el 40% de los derechos federativos de Neymar antes de su llegada al Barça. DIS considera que fue víctima de una estafa y pide cinco años de cárcel para el jugador y su inhabilitación, por el mismo tiempo, para dedicarse al fútbol profesional. La Fiscalía pide dos años en un juicio en el que también se sientan en el banquillo los padres del jugador, un expresidente del Santos y los expresidentes del Barça Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu.

La de Pérez ha sido una declaración breve en la que ha reconocido el interés del club blanco por el jugador brasileño, pero en la que se ha desmarcado de cualquier tipo de participación en las negociaciones. “Nos interesamos por él hace unos 10 años, cuando nos dicen que quería salir del Santos. Pero yo nunca hablé con él”, ha dicho. El presidente ha reconocido que, en 2011, el club blanco hizo una oferta de 45 millones de euros al club brasileño, pero ha insistido en que no participó en “ninguna de las negociaciones”. “Todas nuestras ofertas han sido transparentes y documentadas”. Tampoco sabe, ha afirmado, que DIS fuera propietaria de una parte de los derechos del jugador.

Preguntado sobre por qué Neymar no acabó en el Madrid, Pérez ha dado una respuesta coincidente con la del astro brasileño: “Los jugadores van donde quieren. Neymar quería ir al Barcelona y por eso fue al Barcelona”. Tras la declaración, el presidente del tribunal le ha despedido con la misma amabilidad y con idéntico conocimiento de su agenda como presidente de un gran club, preocupado igualmente por su agotamiento: “No le molestamos más, que me imagino que necesitará descansar, que anoche estaría en París [la gala del Balón de Oro se celebró ayer en esa ciudad]. Gracias y que pueda descansar”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS