La Liga y el sindicato policial Jupol denuncian un delito de odio en los cánticos de una parte de la grada Zabaleta en Anoeta

La Real Sociedad, que lanza consignas contra la intolerancia por megafonía en los partidos, está preocupada después de que se lanzaran gritos de enaltecimiento del terrorismo en el encuentro contra el Villarreal

La grada Aitor Zabaleta, en el estadio de Anoeta.
La grada Aitor Zabaleta, en el estadio de Anoeta.Real Sociedad

La megafonía de Anoeta repite con bastante asiduidad, más que en cualquier otro campo de la Liga, consignas para la erradicación de los campos de juego, de conductas xenófobas, racistas e intolerantes. Varias veces en cada partido, “anima, respeta, no a la intolerancia, el racismo y la xenofobia”. Frente al Mallorca, en la revisión del VAR en la acción que acabó con el gol anulado al visitante Amath, los videomarcadores repetían las advertencias al público, especialmente a los fogosos integrantes de la grada de animación, cuando la afición presionaba al árbitro con silbidos.

Sin embargo, hay colectivos irreductibles que hacen caso omiso a las advertencias, y después del partido Real-Sociedad-Mallorca, en el club donostiarra están preocupados.

“Creemos que tenemos todos los atenuantes. Lo hacemos por los video-marcadores, ponemos mensajes en las redes sociales y en el boletín que se entrega al entrar al campo”, apuntan desde el club, que ha recibido con cierta sorpresa, y evidente desasosiego, la denuncia ante la Comisión Estatal contra la Violencia, la Xenofobia, y la Intolerancia en el Deporte del Consejo Superior de Deportes del sindicato Jupol, mayoritario en la Policía Nacional, sobre los cánticos que se entonaron, “de forma coral y coordinada”, desde la grada joven Aitor Zabaleta, en el minuto 34 del partido del pasado miércoles, según el informe de incidentes de La Liga.

“La Romareda, puta pocilga, donde se juntan Ligallo y Policía. Qué puto olor, que porquería, con una bomba todo aquello volaría, una explosión de Goma 2 y que le den por culo a Aragón. Osasuna, que se la goza, viendo quemarse a esa Puta Zaragoza”. El árbitro, Miguel Ángel Ortiz Arias, no consignó ninguna incidencia al margen de la que supuso el retraso en el comienzo del partido por la asistencia médica a un espectador que posteriormente falleció.

Es la segunda vez, ya que a pesar del empeño del club por evitar los cánticos, ante el Mallorca se repitió la actitud de, “alrededor de 800 seguidores”, que frente al Villarreal también entonaron la misma melodía. La Liga denunció ante el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol los cánticos del Reale Arena ante el equipo castellonense. En el informe semanal de la patronal, se excluye de los insultos a las demás tribunas: “El resto de los aficionados locales han mantenido un comportamiento adecuado durante el partido. La incidencia descrita se ha producido exclusivamente desde la zona indicada anteriormente”, es decir, la grada Aitor Zabaleta, que ya fue denunciada la temporada anterior por diversos lanzamientos de objetos.

“Es intolerable que se permita emitir este tipo de cánticos en los que se habla de atentar contra la Policía Nacional y contra los ciudadanos de Zaragoza y Aragón con Goma 2″, apunta el secretario de organización de Jupol en Aragón, Ibon Domínguez, según informa Efe. El dirigente del sindicato apunta: “Esperemos que la Comisión Antiviolencia tome cartas en el asunto y adopte las medidas oportunas”, para “evitar que en los campos de fútbol de España se haga una apología del terrorismo y se comentan presuntos delitos de odio contra los ciudadanos y contra la Policía Nacional”.

En caso de prosperar las denuncias, la Real Sociedad podría ser multada con una cantidad que, en función de la gravedad, puede oscilar entre los 150 y los 650.000 euros. Después de la polémica en torno a los insultos al jugador del Real Madrid Vinicius Júnior, vuelven a producirse situaciones indeseadas, que aprovecha el sindicato policial para pedir que, “la Liga, como organismo privado y organizador de la competición de fútbol profesional de España, sea la que asuma los costes de los amplios operativos policiales que se despliegan cada semana en los partidos de que se celebran en España”.

Mientras en Jupol, se está estudiando la posibilidad, a través de sus servicios jurídicos, de acudir a la justicia ordinaria para que depure las posibles responsabilidades existentes y aplique la legislación vigente ante un presunto delito de odio y de enaltecimiento del terrorismo, en la Real pretender reforzar las medidas para evitar situaciones similares. “Repetimos los mensajes contra la violencia al menos cuatro veces por partido, llegamos a ser pesados, porque nuestros servicios jurídicos están muy encima de los responsables de difundir esas consignas”, apuntan desde el club.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS