Memphis supera a Brooklyn en un duelo nunca visto desde 1983 en la NBA: cuatro jugadores anotaron más de 35 puntos

Ja Morant y Bane encestaron 38 puntos cada uno para los Grizzlies por los 37 de Durant y otros tantos de Irving para los Nets. Aldama destacó de nuevo desde el quinteto titular del equipo de Tennessee

Ja Morant anota un mante ante Day'Ron Sharpe y Joe Harris esta madrugada en el partido entre Memphis Grizzlies y Brooklyn Nets.
Ja Morant anota un mante ante Day'Ron Sharpe y Joe Harris esta madrugada en el partido entre Memphis Grizzlies y Brooklyn Nets.Petre Thomas (USA TODAY Sports)

No hubo defensas pero dio igual. El espectáculo que ofrecieron Memphis Grizzlies y Brooklyn Nets fue un encuentro descomunal, con mates espectaculares y triples lejanos para alcanzar un registro histórico. Por tercera vez en la NBA, la primera desde 1983, cuatro jugadores anotaron más de 35 puntos. Memphis se llevó la victoria 134-124 con 38 puntos de Ja Morant y Desmond Bane, ante los 37 anotados por Kevin Durant y Kyrie Irving. Con el cuchillo entre los dientes, ninguno de los dos equipos se guardó nada en ataque, pero la pasividad defensiva de los de Steve Nash impidió que el duelo llegara igualado a los minutos finales a pesar de que sus estrellas tiraron del carro como nunca esta temporada.

“Ja Morant hace cosas que no ha hecho nadie. Es único”, dijo Durant en la previa del duelo. “Tiene mucho talento y mucha creatividad. Su físico puede recordarte, aunque es un poco más alto, a Allen Iverson, pero es más fuerte. Es un jugador increíble”. Los halagos, lejos de amedrentar a la estrella de los Grizzlies, le convencieron para hacer en encuentro superlativo, uno más en este arranque de temporada en el que se está saliendo desde el primer día. Esta vez, además de los 38 puntos, aportó siete asistencias y ocho rebotes, destacando un cuatro de seis en triples. Si el base consigue añadir la amenaza exterior a su repertorio, puede convertirse en un anotador sin parangón. A su partidazo se sumaron Bane (38 puntos, un rebote y siete asistencias) y un destacado Santi Aldama (17 puntos, cuatro rebotes y un tapón en 32 minutos), de nuevo titular para tratar de echar el lazo a Durant. Frenar al máximo anotador de la última década fue una tarea imposible de cumplir para el español, pero su desempeño defensivo fue mucho mayor que el de unos endebles Nets y en ataque también dejó varios detalles. Los neoyorkinos permiten de media por partido 55,3 puntos en la pintura, el quinto peor equipo de la NBA, y ahí el ala-pívot canario se hizo fuerte.

La nota más negativa en Brooklyn fue Ben Simmons, que terminó expulsado por seis faltas por segunda vez esta temporada en otro encuentro para olvidar del base (siete puntos, tres rebotes y ocho asistencias). Su sexta falta llegó en una jugada esperpéntica. Los Grizzlies sacaron el balón suavemente desde la línea de fondo y Morant dejó que fuera poco a poco rodando hasta el centro del campo. Ahí le esperaba Simmons, que ya contaba con cinco faltas en ese momento. Morant le miró y bajó la vista al balón. Como si los dos supieran lo que iba a pasar, el de los Grizzlies agarró la pelota, se giró, y recibió la falta que el de los Nets parecía deseoso de cometer. Concedido: al banquillo.

El encuentro se jugó al ritmo que quiso Ja Morant en todo momento. El base comenzó caliente, con 16 puntos en el primer cuarto donde quedó claro que el marcador acabaría abultado (39-34). En ese acto, Aldama dejó una de las jugadas del partido con un tapón a Nic Claxton, después de que el de los Nets cometiera unos pasos flagrantes que no sancionaron los árbitros.

Brooklyn se desató en el segundo cuarto en el que la estrella de los Grizzlies estuvo más tiempo en el banquillo y consiguió llegar con una mínima ventaja al descanso (64-69). Las defensas seguían brillando por su ausencia en ambos equipos, y tras la reanudación, Ja Morant recibió el refuerzo del mejor Desmond Bane, que sumó 19 de sus 38 puntos en el tercer cuarto, el mejor de los de Memphis. El escolta firmó la máxima anotación de su carrera al más puro estilo Stephen Curry, con un deslumbrante ocho de 11 en triples, cuatro de ellos en el tercer periodo, el último a más de diez metros de la canasta. Irving apretó las cosas en el último cuarto con 21 puntos, llegando a acortar la distancias a solo seis (118-124 a cuatro minutos del final). Pero Bane calmó las cosas un triple y una bandeja, y Ja Morant le puso la puntilla con otro triplazo lejano a 51 segundos del final.

Con la victoria, Memphis se coloca con 3-1 en el segundo puesto de la clasificación de la Conferencia Oeste. Por delante de ellos, los sorprendentes Portland Trail Blazers, que suman cuatro triunfos sin derrota en su mejor arranque de temporada de todo el siglo XXI. El comando de Lillard superó a los Denver Nuggets (110-135) remontando el encuentro en una segunda parte casi perfecta. Con la ilusión por las nubes, su siguiente reto pasa por tratar de igualar el registro de los Blazers de 1992-93, que comenzaron la temporada con ocho triunfos seguidos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Luis Villaescusa

Periodista de EL PAÍS desde 2020, especializado en información deportiva. Ha cubierto la Eurocopa 2020 y los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, y se centra en la información de baloncesto y fútbol. Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, es un apasionado de los datos y las infografías para explicar el deporte.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS