El campeón mundial de ajedrez Anatoli Kárpov, hospitalizado y en coma inducido

El exajedrecista ruso de 71 años ha sufrido una lesión craneoencefálica a consecuencia de un suceso del que circulan versiones contradictorias

Anatoli Kárpov, en diciembre del año pasado en Barcelona, antes de acudir al Abierto de El Llobregat.
Anatoli Kárpov, en diciembre del año pasado en Barcelona, antes de acudir al Abierto de El Llobregat.Europa Press News (Europa Press via Getty Images)

El gran maestro de ajedrez ruso Anatoli Kárpov (Zlatoust, 71 años) se encuentra hospitalizado por una lesión craneoencefálica grave sufrida el sábado 29 de octubre. El origen de la herida es incierto; desde su entorno familiar, sus colaboradores y su formación política, la Rusia Unida de Vladímir Putin, han trascendido diferentes versiones del suceso. Todas coinciden en que la vida del dos veces campeón del mundo podría correr peligro. Según algunas fuentes, podría haber tenido relación con una excesiva ingesta de alcohol.

La hija del ajedrecista dijo a la prensa que su padre había sufrido una lesión doméstica y había sido trasladado al departamento de neuroreanimación del Instituto Clínico Sklifosovski, donde se encuentra actualmente en coma inducido.

El diario Izvestia ha revelado más detalles del incidente avanzadas las horas. Kárpov presentaba una tasa de 2,76 gramos de alcohol por litro de sangre al llegar al hospital. El gran maestro, que ha sufrido una lesión craneoencefálica con un edema cerebral, fracturas en el parietal derecho y múltiples hematomas en la cabeza, además de la rotura del fémur izquierdo, está conectado a una máquina de respiración.

Durante el día circularon varias versiones que apuntaban a que el suceso pudo tener lugar tanto en su casa como en las inmediaciones de la Duma Estatal, la cámara baja, de la que es diputado. El primero en dar la voz de alarma fue el presidente del Movimiento de Empresarios de Toda Rusia, Andréi Kovaliov, al asegurar en sus redes sociales que el ajedrecista recibió un golpe a la salida del organismo estatal. Según su mensaje se barajaban dos versiones: un tropiezo fortuito o la agresión de un desconocido, ambas fácilmente comprobables por el enorme número de cámaras de seguridad que hay en la zona.

“Se encuentra en el hospital en estado grave. Dios quiera que todo vaya bien, Kárpov fue inducido en coma artificial. Es tan buena persona, que espero que ese sinvergüenza (el supuesto agresor) sea encontrado”, afirmó en Telegram. Posteriormente diría a la prensa que planeaba organizar con Kárpov un torneo récord con 10.000 tableros de ajedrez, por lo que se enteró de la agresión a través de un ayudante.

Pocos minutos después, el servicio de prensa de Rusia Unida dijo al canal RTVI que Kárpov había sido víctima de un ataque, mientras que otros medios con fuentes en el servicio de emergencias 112, como Mash y Sota, aseguraban que fue hallado “inconsciente y con signos de embriaguez” en el exterior de la Duma, donde habría sufrido un golpe fortuito.

Esa información fue negada totalmente por un asistente del ajedrecista al medio Zvezdá. “No hubo ningún ataque. Todo está normal con Anatoli Evguénievich, no sufre ningún golpe”, aseguró en contra del resto de versiones.

Finalmente, pasada la media tarde, Rusia Unida cambió su versión y aseguró que Kárpov sufrió un accidente doméstico. “El diputado de la Duma Estatal Anatoli Kárpov fue llevado a una de las clínicas de la capital por una lesión, donde recibe ahora toda la atención médica necesaria. El daño es de carácter interno”, precisó el servicio de comunicación de la formación a través de un mensaje.

Kárpov se proclamó campeón del mundo como soviético entre 1975 y 1985, cuando fue vencido por Gari Kaspárov, ahora férreo opositor a Putin; y, como ruso, entre 1993 y 1999. Así mismo, fue seis veces ganador de las Olimpiadas Mundiales de Ajedrez como integrante del equipo soviético entre 1972 y 1988; y tres veces campeón de la URSS.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS