Juan Núñez: “Necesitaba salir del Madrid para crecer”

El base, de regreso a la selección española, explica su marcha de la casa blanca hacia la Liga alemana

Juan Núñez, en un entrenamiento con España en Bolonia.
Juan Núñez, en un entrenamiento con España en Bolonia.ALBERTO NEVADO (FEB) (EL PAÍS)

Del oro a las ventanas. La selección española campeona del Eurobasket vuelve este viernes a la pista contra Italia en Pésaro (21.00, Tdp) en partido clasificatorio para el Mundial 2023, antes de medirse el próximo lunes a Holanda en Huelva. Una victoria en uno de esos encuentros le da prácticamente el billete mundialista en un grupo en que comparte liderato con el combinado italiano (cinco victorias y una derrota) y del que los tres primeros estarán en la gran cita del próximo verano en Filipinas, Japón e Indonesia. La sorprendente España que conquistó el cielo en Berlín se ha renovado aún más. Sin los jugadores de la NBA ni de la Euroliga, solo están presentes cinco de los 12 campeones europeos (Sebas Saiz, Alberto Díaz, Jaime Fernández, Darío Brizuela y Joel Parra). Y al frente Sergio Scariolo, que esta semana ha duplicado el empleo entre la selección y su club, la Virtus de Bolonia. España se ha entrenado desde el lunes en las instalaciones del equipo italiano, y Scariolo pudo dirigir el miércoles a su plantilla en la victoria en la Euroliga ante el Armani Milán (59-64) y estará en el banquillo español hoy y el lunes.

Entre los nuevos reclutas, otra cara conocida. El base madrileño Juan Núñez, de 18 años, fue uno de los últimos descartes antes del Eurobasket (Scariolo repescó a Alberto Díaz ante la lesión de Llull), y tras jugar tres encuentros de preparación en agosto. Fue también un verano de mudanza: Núñez no renovó con el Real Madrid, donde llegó en 2015, y fichó por el Ratiopharm Ulm, hoy antepenúltimo en la Liga alemana.

“Sentía que necesitaba salir del Madrid para crecer, para aprender, que era un paso importante en mi carrera porque un jugador joven necesita minutos”, cuenta Núñez a EL PAÍS desde la concentración. “En España no era tan fácil irme a otro equipo porque el Madrid tenía el derecho de tanteo para igualar otra oferta [todavía lo conserva de cara al futuro] y surgió la opción del Ratiopharm. Es un lugar donde no les importa el año de nacimiento y de hecho el club está dirigido por gente muy joven. Dan oportunidades”, continúa el base ampliando el relato de su salida de la casa blanca. “Fue una decisión triste, porque he estado allí siete años y crecí como jugador y como persona, pero sentí que era lo mejor. Estoy contento y me siento con responsabilidad”, concluye.

Núñez cambió de camiseta y de país después de ser el mejor jugador del Eurobasket sub-20 ganado por España, con 11,6 puntos, 4,9 asistencias y 3,9 rebotes en 21 minutos por partido. Y señalado por Scariolo como una de las perlas de futuro: “Está llamado a tener un rol muy importante en la selección, aunque los plazos dependerán de él y de las oportunidades de jugar en su equipo”, comentó el técnico.

Ese protagonismo es el que busca Núñez con la nueva aventura después de una presencia fugaz con el Madrid el pasado curso: 1,1 puntos, 0,8 rebotes y 0,8 asistencias en 6m 26s en pista de media. El chico participó en la final de la ACB contra el Barcelona, pero la necesidad de más minutos le hizo decantar la balanza a favor de un papel mayor en Alemania en lugar de una lenta y paciente progresión de blanco.

Juan Núñez da un pase en un entrenamiento con España en Bolonia.
Juan Núñez da un pase en un entrenamiento con España en Bolonia.EL PAÍS

Así ha aterrizado en Ulm, una ciudad de 130.000 habitantes famosa por ser la cuna de Albert Einstein y por acoger la torre de iglesia más alta del mundo (161 metros). “Estoy en el proceso de adaptación”, cuenta Juan Núñez; “es la primera vez en mi vida que estoy viviendo solo. Es una experiencia enriquecedora. Estoy haciéndome un poco mayor, aprendiendo a tener más responsabilidad. Voy a comprar al supermercado y me voy manejando con algunas expresiones en alemán, a la espera de ponerme con un profesor. En casa lo que más me cuesta es la lavadora”, comenta el joven director de orquesta de la selección. En el conjunto alemán se comunica en inglés y también en español con el entrenador, el eslovaco Anton Gavel, que jugó en el Murcia. Y mientras acumula rodaje, estudia Administración y Dirección de Empresas a distancia en la Universidad de La Rioja.

Los estudios acompañan a Núñez en la concentración de España, donde no se siente un novato después de la concentración previa al Eurobasket. “Estoy muy bien. Conozco el sistema de trabajo, el equipo...”, cuenta. En el horizonte, el sueño del Mundial y los Juegos, y el reto de seguir haciéndose mayor.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS