El ‘demonio’ Arnautovic

La UEFA abre expediente al díscolo delantero de Austria por posible racismo en el partido contra Macedonia del Norte

Marko Arnautovic, en un momento de la celebración del tercer gol ante Macedonia.
Marko Arnautovic, en un momento de la celebración del tercer gol ante Macedonia.Vadim Ghirda (AP)

Marko Arnautovic (Viena, 1990) llegó a la concentración de la selección austríaca en un Rolls Royce y podría tener que abandonar la selección por la puerta de atrás después de que la UEFA le haya abierto un expediente por la excitación con la que celebró el tercer gol que le marcó a Macedonia del Norte. Los gestos y gritos del delantero escaparon incluso al control de su amigo David Alaba, que intentó sin éxito tapar su boca, y llegaron a oídos de la organización, que ha optado por aplicarle el artículo 31 (4). Un inspector de ética y disciplina investigará su conducta y decidirá si merece una sanción antes del partido del jueves con Países Bajos.

Arnautovic, por si acaso, ya pidió el lunes disculpas a sus “amigos de Macedonia del Norte y de Albania” por la manera “tan efusiva y emocionada” con la que festejó el tanto que certificó la victoria de Austria por 3-1. El ariete de origen serbio respondía así a la acusación hecha por algunos medios de haber insultado a Ezgjan Alioski, que tiene raíces albanesas y es defensa del Leeds. No solo le habría llamado “shiptar”, una expresión despectiva, sino que además habría insultado a la madre del jugador de Macedonia del Norte. “No soy racista. Tengo amigos en todos los países del mundo y apoyo la diversidad”, insistió Arnautovic.

Aunque su expediente está repleto de actos de indisciplina y contenciosos, al atacante austríaco de 32 años no se le conocen oficialmente antecedentes racistas después de su paso por clubes como el Twente, Inter de Milán, Werder Bremen, Stoke City, West Ham United y actualmente en el Shangahai Port. No hay equipo ni país en el que no haya dejado su huella de futbolista díscolo y también talentoso al que le encantan los coches y las carreras, como se supo desde que en Milán le robaron un Bentley que le había prestado Eto’o. Amigo de Mario Balottelli, Arnautovic apenas jugó con Jose Mourinho en aquella temporada del triplete del Inter.

Alguna vez se las ha tenido también con la policía de tráfico, se sabe que le gusta la fiesta y la diversión, algunas de sus lesiones han sido especialmente controvertidas y se ha dicho también que tuvo su propia marca de ginebra, una personalidad con “una cabeza de crío”, según el diagnóstico de Mou. Acepta mal la suplencia, incluso cuando tiene algún problema muscular, como era el caso antes de partido con Macedonia del Norte. El técnico Franco Foda recurrió a Arnautovic en el minuto 58, cuando el partido estaba empatado a uno, y marcó el 3-1 en el minuto 88 después de que Alaba habilitara a Gregoritsch en el 2-1.

La victoria provocó el júbilo del delantero y del equipo porque era la primera en la historia de Austria en su tercera participación en la Eurocopa (2008 y 2016). “Vinimos a hacer historia y hemos hecho historia”, era el eslogan de la selección después de su estreno victorioso en Bucarest. El triunfo permitió incluso disimular las críticas al seleccionador por la intervención del capitán y hombre de paz Alaba. El jugador fichado por el Madrid pudo matizar las respuestas de Foda cuando se le inquirió por el plan de partido y por la posición de propio Alaba. Nada pudo hacer en cambio para frenar la explosividad de Arnautovich.

Más información
Suscríbete a la newsletter diaria de la Eurocopa 2021
¿Cómo de bueno es cada equipo de la Eurocopa? Los datos dicen que España es el cuarto mejor

No es casual que, íntimos como son, Arnautovich diga: “yo soy el demonio y Alaba el ángel”. El capitán del equipo y la federación intentan arropar al expedientado con la esperanza de que si es sancionado lo será económicamente, tal y como ha ocurrido en casos precedentes, sin olvidar en cualquier caso que a Ondrej Kudela, el defensor del Slavia de Praga, le castigaron en abril con diez partidos por su comportamiento racista en el partido disputado contra el Glasgow Rangers en la Liga Europa. Arnautovich admite que su curriculum no es precisamente inmaculado, pero sostiene que nunca fue racista y menos el jueves ante Macedonia del Norte.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS