Eurocopa - Grupo d - jornada 2
Inglaterra
Inglaterra
0 0
Finalizado
Escocia
Escocia

Las invasiones del ejército de la falda de los cuadros escoceses

Aunque el Tartan Army solo tiene 2.600 entradas, los trenes desde Glasgow están llenos y Londres teme 20.000 ‘fans’ con sus característicos ‘kilts’

Aficionados escoceses este jueves en la estación King's Cross en Londres.
Aficionados escoceses este jueves en la estación King's Cross en Londres.Rob Pinney (Getty Images)

Inglaterra juega con la impresión de que es la selección anfitriona de una Eurocopa dispersa. Por el calendario —si alcanzan la final podrían jugar seis de sus siete partidos en Wembley— y por las restricciones de movilidad por la pandemia, que condenan a los visitantes a verse casi solos en el estadio. Salvo si, como este viernes, el visitante es Escocia, dentro de los límites del Reino Unido y territorio del Tartan Army, el ejército del tartán, el tejido de cuadros con el que se confeccionan los kilts, las típicas faldas escocesas con las que se viste desde el Mundial de Francia 98 una de las aficiones más viajeras y características.

La organización solo les ha vendido 2.600 entradas de las 22.500 disponibles, pero el alcalde de Londres, Sadiq Khan, lleva días temiendo encontrarse con más de 20.000 escoceses vagando por la ciudad, bajo la intensa lluvia prevista. Además, la capital mantiene restricciones de aforo en los pubs, y Trafalgar Square, tradicional zona de reunión de los visitantes, reservada para que un grupo de trabajadores esenciales vea el encuentro en pantalla gigante y con distancia social. Khan les ha pedido que no vengan, pero todos los billetes de trenes están vendidos.

Más información
14/09/18 Irvine Welsh, escritor britanico. Barcelona, 14 de setiembre de 2018 [ALBERT GARCIA]
Irvine Welsh: “No me importaría que no se volviera a patear un balón”

En realidad, para la tradición del Tartan Army en Wembley, 20.000 tampoco es tanto. “En los años setenta podían viajar 100.000 escoceses por ese partido”, asegura Harmish Husband, uno de los portavoces de las peñas que componen el ejército de la falda de los cuadros escoceses. Aunque él no la vestirá este viernes: “Ahora llevo pantalones. Mi madre solía hacerme llevar kilt de niño y nunca me gustó”, dice. En el hogar de los Husband, los Escocia-Inglaterra son una vieja tradición familiar: “Mi abuelo y mi padre fueron por primera vez a este partido en 1946 en Hampden, con 130.000 personas. Mi padre tenía 13 años y desde entonces fueron juntos cada dos años, que es cuando se repetía el encuentro. Luego se estrenó en Wembley en 1957, y a mí me llevaron por primera vez a Hampden en 1966. Tenía ocho años y me impresionó la multitud. Perdimos 4-3. Este va a ser mi 28º Escocia-Inglaterra. Creo que me lo he tomado demasiado en serio”, ríe.

Esta vez será distinta: por la pandemia, apenas se han organizado viajes en autobús, algo muy habitual antes, y muchos han decidido conducir solos. Husband, trabajador social de 63 años, emprendió este jueves un largo viaje de casi ocho horas desde Ayr, 60 kilómetros al suroeste de Glasgow.

Lleva un par de días muy nervioso. Algunos de los mejores recuerdos de su vida están anclados en Wembley. Como los del partido de 1977: “Ganamos 2-1, y había unos 60.000 o 70.000 escoceses en el estadio. Después de la invasión tras el encuentro de 1967, cuando fuimos la primera selección en ganar al campeón del mundo del 66 y la gente se llevó el césped a pedazos, todos sabíamos que al acabar también íbamos a entrar al campo. No había duda. Algunos treparon al larguero y se rompió. Se llevaron los trozos y lo vimos luego fuera del estadio. Los escoceses se lo llevaron a casa en sus autobuses”, recuerda Husband.

“El partido significa más para los escoceses que para los ingleses”, dice. “Nos subestiman. Hablan de que el partido es importante —'único’, lo llamó Rashford—, pero en realidad solo hablan de la siguiente ronda. Nosotros solo hablamos de que pierdan contra Alemania en los penaltis”, ríe. “Ojalá”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS