Juegos Olímpicos

Tommie Smith y John Carlos piden al COI que no sancione las protestas antirracistas

Los dos atletas que hicieron famoso su gesto reivindicativo en México 68 firman la petición junto a otros deportistas y activistas

Tommie Smith y John Carlos, junto a Norman, hacen el gesto reivindicativo en el podio de México en 1968.
Tommie Smith y John Carlos, junto a Norman, hacen el gesto reivindicativo en el podio de México en 1968.

Tommie Smith y John Carlos, los dos atletas estadounidenses que realizaron el gesto reivindicativo en el podio de los Juegos de México en 1968, se encuentran entre los más de 150 deportistas y activistas que firmaron el jueves una carta instando al Comité Olímpico Internacional (COI) a no castigar a los participantes que se manifiesten durante las competiciones en los Juegos de Tokio.

La carta de cinco páginas pide al COI que no sancione a los atletas por arrodillarse o por levantar el puño, como hicieron Smith y Carlos. Gwen Berry, lanzadora de martillo estadounidense de 32 años, es una las principales impulsoras de la petición. Berry ha anunciado su intención de utilizar su plataforma olímpica para señalar la desigualdad racial en Estados Unidos. Durante los trials, las pruebas de selección de Estados Unidos para los Juegos, se apartó de la bandera cuando sonó el himno nacional mientras estaba en el podio.

Más información

El COI ha realizado cambios en su Regla 50, que prohíbe las manifestaciones políticas en los Juegos, y permitirá ese tipo de gestos reivindicativos en las instalaciones siempre que se produzcan antes del inicio de la competición. Las jugadoras de cinco selecciones que empezaron el miércoles el torneo olímpico de fútbol se arrodillaron antes de los partidos.

Pero el COI no levantó la prohibición de manifestarse en el podio y delegó parte de la toma de decisiones sobre el castigo en los comités olímpicos de cada país. “No creemos que los cambios realizados reflejen un compromiso con la libertad de expresión como un derecho humano fundamental ni con la justicia racial y social en los deportes globales”, se afirma en la carta publicada en la página web del Centro Muhammad Ali y también firmada por la hija del legendario boxeador, Laila Ali, cuatro veces campeona mundial en este mismo deporte.

Tommie Smith, en Madrid en 2008, con la imagen de su gesto de 1968 en el podio de los 200 metros. /CRISTÓBAL MANUEL
Tommie Smith, en Madrid en 2008, con la imagen de su gesto de 1968 en el podio de los 200 metros. /CRISTÓBAL MANUELCRISTÓBAL MANUEL

La carta cuestiona la posición del COI de que los Juegos Olímpicos deberían permanecer neutrales, argumentando que la neutralidad nunca es neutral: “Mantenerse neutral significa permanecer en silencio, y permanecer en silencio significa apoyar la injusticia en curso”. La carta pone en tela de juicio la encuesta entre deportistas elaborada por la comisión de atletas del COI y en la que se concluye que existe un amplio apoyo a la Regla 50. “El informe no proporciona información sobre la demografía racial y étnica o sobre el método utilizado en la investigación y las medidas tomadas para fortalecer la validez y confidencialidad de los datos”.

La muestra representativa más grande de los 3.547 atletas encuestados proviene de China (14%), donde las protestas fueron abrumadoramente mal vistas por quienes respondieron a las preguntas. Los atletas estadounidenses fueron el segundo contingente más grande en responder (7%), seguidos por los atletas de Japón (6%).

Entre los que firman la carta también se encuentran el esgrimista Race Imboden, quien, junto con Berry, fue sometido a un periodo de investigación durante un año por el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos por manifestarse en el podio en los Juegos Panamericanos en 2019.

También firmó Harry Edwards, el activista que organizó el Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos, que dio lugar a los gestos en la Ciudad de México de Smith y Carlos.

El COI y los organizadores de Tokio 2020 rectificaron su decisión de prohibir a sus equipos de redes sociales que publicaran imágenes de los gestos antirracistas de las integrantes de las selecciones femeninas de fútbol de Chile, Gran Bretaña, Estados Unidos, Suecia y Nueva Zelanda en los partidos disputados el miércoles.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50