Juegos Olímpicos
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

A Simone Biles le sobra fuerza por todos los lados

La estadounidense se crece con público y la falta de gente es algo que todos notan bastante

La gimnasta estadounidense Simone Biles en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020
La gimnasta estadounidense Simone Biles en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020HOW HWEE YOUNG (EFE)
Gervasio Deferr

Hasta cuando se sale de pista, Simone Biles es grande. Ha sido un poco lo que esperábamos, muchísima potencia, y un poco lo que no. Me ha sorprendido la falta de control en pequeñas imperfecciones. Evidentemente, el ejercicio de suelo que hace es espectacular, al igual que es espectacular que se salga un metro y medio: sale rebotada porque le sobra fuerza por todos los lados. Me han sorprendido esas imperfecciones también en la barra, donde la he visto muy insegura, o en las paralelas, en las que en algún momento ha separado piernas. En el salto, teniendo en cuenta que no ha podido hacer el salto de doble carpa, ha hecho dos saltos en los que ha demostrado que va sobradísima. No clava, pero es por exceso de potencia. Además, es el primer día, habría nervios. Ella con público se crece y en este caso no había, eso ha sido algo que todos han notado bastante en la competición.

Más que la primera plaza de las rusas, me ha sorprendido un poco Japón, que pasa como octava, rozando la eliminación. Supongo que estarán notando la presión de competir en casa. Seguro que les ha pasado factura. España ha quedado fuera en chicos y chicas, pero lo importante es que ha estado ahí, ha vuelto a estar como equipo, algo que no se había podido conseguir en Río. La selección española está en un momento de cambio generacional. Es el momento de que entren los jóvenes y empiecen a tomar el liderazgo de la selección. Será un proceso largo y muy complicado, más aún por la situación de pandemia en la que se está desarrollando. He estado hablando con Néstor [Abada, el más veterano de la selección masculina], y él entiende, entiende la complejidad de la situación y sabe que uno puede trabajar mucho pero que al final la mente es fundamental. Ha sido un año muy especial para poder enfrentar estos Juegos en las mejores condiciones posibles.

Ahora lo que queda es apoyar a Ray Zapata en el suelo y a Roxana en el all around [todos los aparatos]. Ray ha cumplido el sueño de alcanzar una final olímpica, pero yo siempre digo que una cosa es el trabajo que has hecho durante cuatro años, que es para entrar en una final, y después, en una final puede pasar cualquier cosa. Vamos a ver si todo el mundo mantiene la calma. Pase lo que pase, va a ser positivo para Ray. Puede aprovechar la situación y su experiencia. Yo era debutante cuando llegué a mi primera final olímpica. Fue todo mucho más inesperado y, además era más joven, tenía 20 años. Ray ya tiene la experiencia de Río, que es lo que en todo caso me pudo haber pasado a mí en Sidney en suelo [fue cuarto después de su oro en salto], y él puede aprovechar la situación de no público, de un año después… Hay gente muy buena que ha fallado. Parte cuarto pero creo que en la final puede mejorar y entrar en los metales. Espero que sí.

A Roxana la he visto competir con muchísima seguridad, que es una virtud que ella como gimnasta tiene de sí, de naturaleza. La he visto muy bien. Me ha gustado mucho su actitud y va a mejorar el puesto. Para juzgarla en suelo hay que tener en cuenta que viene de una lesión muy importante en la rodilla y no era fácil el papel que tenía hoy de capitana de un equipo tan joven. Ha dado la talla con creces. Es una lástima lo del suelo, pero se resarcirá en el all around.

Pista de muelles. Saltar, salta todo el mundo, pero frenar es lo complicado en este tipo de pista.

Gervasio Deferr Ángel es un exgimnasta artístico español bicampeón olímpico

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción