Eliud Kipchoge: “Correr es mantener la esperanza”

El récordman mundial de maratón examina la prueba a la que acude como gran favorito este domingo en Sapporo

Kipchoge durante el maratón de Enschede, a su paso por el aeropuerto, el pasado abril.
Kipchoge durante el maratón de Enschede, a su paso por el aeropuerto, el pasado abril.Dean Mouhtaropoulos (Getty Images)

Eliud Kipchoge (Kapsisiywa, Kenia, 36 años) se presentó al otro lado de la pantalla de su ordenador en lo que parecía una cabina de chapa blanca, un gabinete anexo a la remota estación de Kaptagat, a 2.400 metros de altitud en el valle del Rift. Faltaban siete días para la inauguración de los Juegos cuando el mejor maratoniano de todos los tiempos, oro en Río 2016 y récord mundial en Berlín en 2018 (2h, 1m, 39s), recibió a cinco medios seleccionados por la federación internacional de atletismo para una videoconferencia. Este domingo a las 7.00 en Sapporo (0.00 horas en la España peninsular, TVE y Eurosport) encabezará la lista de favoritos en la última carrera de los Juegos.

Pregunta. ¿En qué se diferencia su preparación para correr en Sapporo de la preparación que hizo para Río?

Respuesta. Cada día, cada mes, la preparación es diferente, no digamos en cada Juegos. No hice los mismos entrenamientos para correr en 2020 que para correr en 2021. El coronavirus ha cambiado todas las perspectivas. Lo que no cambia es mi emoción ante la competición.

P. ¿Su manera de correr siempre fue la misma o a lo largo de su vida hizo alguna modificación?

R. La técnica de carrera no ha cambiado absolutamente nada. La técnica del entrenamiento sí. Mi entrenador modifica cosas continuamente. Yo corro con tanta naturalidad como cuando era un niño.

Más información
Nuevo récord mundial en Berlín
Kipchoge, primer hombre que baja de dos horas en maratón
La era de las zapatillas mágicas

P. En el curso del Proyecto Ineos usted se convirtió en el primer hombre en correr la distancia del maratón por debajo de dos horas, en un experimento que la federación internacional no homologó. ¿Eso cambió su vida?

R. Claro que la vida cambia. La vida cambia porque a veces me siento feliz y a veces me siento triste, como todo el mundo. Pero mentalmente jamás cambié. O, mejor dicho, cambié. Porque ahora creo que cualquier ser humano puede correr los 42 kilómetros en menos de dos horas. Eso ha cambiado mi vida porque ha cambiado la manera que teníamos de pensar en esta prueba. Confío en que cualquier atleta pueda bajar de dos horas en una carrera oficial, siempre que esté listo.

P. ¿Qué se necesita para estar listo?

R. Grabarte un SÍ en el corazón y en la mente. Ese es el único valor imprescindible. Convencerte de que lo harás. Poner tu mente en la carretera.

Cuando veo a Cristiano y Messi, tan viejos como yo, luchando cada día y jugando bien, me hacen pensar que puedo seguir corriendo al máximo nivel.

P. ¿Cuál es la diferencia entre el Kipchoge que corrió en los Juegos de Atenas 2004 y el que correrá en Sapporo?

R. La enorme diferencia es que entonces todavía era joven y ahora soy viejo.

P. ¿Cree que la ausencia de público afecta a los corredores?

R. Claro que estaría más contento con los aficionados al borde de las calles para animarnos y darnos su esperanza, porque correr es mantener la esperanza. Pero respetamos las medidas de seguridad. Como siempre digo, el maratón es la vida. Tenemos que cuidar la vida de la gente.

P. Suponiendo que gane el oro, ¿qué jerarquía tendría entre todos sus títulos?

R. Sería el mayor logro de mi carrera. No se puede comparar con nada. Nos seguirán miles de millones de personas.

P. ¿Cuál es su secreto para permanecer 18 años en la elite?

R. No es magia. No es ciencia aeroespacial. Mi secreto es el sistema. Por sistema yo entiendo un buen equipo de atletas muy dedicados que me ayudan a entrenarme corriendo diariamente todo lo rápido que pueda. Para mí correr es un ejercicio profesional como cualquier otro. Tengo el mejor representante que puede existir y a los mejores entrenadores. De hecho, durante los últimos 18 años he trabajado con un solo entrenador, Patrick Sang.

P. Hay varios corredores que amenazan su hegemonía: Desisa, Kitata, Lemma, Cherono, Korir… ¿Usted necesita la rivalidad para motivarse y rendir mejor?

R. Competimos mientras corremos pero nuestros amigos estarán en la línea de llegada. Los que vayan a Sapporo serán los mejores de cada país. Correrán rápido, aunque corran solos.

P. ¿Le preocupa el calor de Sapporo [se esperan 31 grados el domingo]?

R. Me he preparado bien. No hay riesgo. Todos correremos bajo las mismas condiciones, el mismo calor, el mismo aire, la misma carretera. Estaremos todos en el mismo charco.

P. ¿Cree que su actuación tendrá un valor especial en medio de esta pandemia?

R. Absolutamente sí. Nuestra participación en los Juegos es una señal de esperanza para el mundo. El mensaje es: “Nos estamos preparando para vivir lo mejor de nuestras vidas cuando recuperemos la normalidad”. Hay una luz al final del túnel. Estamos en la transición. Por eso vamos a correr a Sapporo.

Me siento fresco cada día que me levanto de la cama y me preparo para ganar un oro olímpico. Amo el deporte. Amo correr. Lo que más me anima es sentir que inspiro a tanta gente. Si lo dejo traicionaría su confianza

P. Han pasado cinco años desde Río y usted se ha hecho viejo. ¿Siente dolores, alguna molestia física que antes no tenía?

R. Me siento fresco cada día que me levanto de la cama y me preparo para ganar un oro olímpico. Amo el deporte. Amo correr. Y sé que correr será lo que gobierne el mundo en el futuro. Lo que más me anima a levantarme por las mañanas es pensar que hay tanta gente en el mundo que se siente inspirada al verme correr. Pienso que si dejo de correr traicionaría la confianza de todos ellos y su estilo de vida.

P. ¿Cómo se imagina su retirada deportiva?

R. El deporte tiene génesis y final. Mi carrera terminará. De eso no hay duda. Lo tengo en mi mente. Pero por ahora quiero competir más. Correr en todo el mundo e inspirar a mucha gente. Cuando veo que hay futbolistas como Cristiano y Messi, tan viejos como yo, luchando cada día y jugando bien, me hacen pensar que puedo seguir corriendo al máximo nivel. Correr las seis grandes maratones antes de retirarme, y ganarlas, es algo que no he desechado [ha ganado Chicago, Londres y Berlín, le quedan Tokio, Nueva York y Boston].

P. ¿Las zapatillas Nike Vaporfly le proporcionan ventajas que sus rivales no tienen?

R. Es una zapatilla realmente buena, pero a fin de cuentas, si no estás en forma no puedes rendir bien. El pie se siente cómodo en esta zapatilla. Los técnicos de Nike han hecho un calzado específico para lograr tracción cuando vas rápido. No sé si eso es una ventaja pero si no estás en forma la zapatilla no te sirve de nada. Si corres rápido, te acelera.

P. ¿Por qué le apodan hace tiempo Filósofo?

R. Porque venían a entrevistarme, me hacían muchas preguntas y yo contestaba.

P. ¿Es cierto que tiene una granja?

R. Sí, tengo una granja en la que mi esposa cría pollos para producir huevos y para nuestro consumo. Los que necesitan pollos en el pueblo vienen a por ellos. Mi esposa se ocupa.

P. ¿Qué hace cuando tiene tiempo libre?

R. Leo libros para intentar tener más conocimiento como ser humano. Ahora estoy leyendo Atomic Habits, de James Clear. Cuando acabe empezaré con La tierra prometida, de Barack Obama.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre los Juegos de Tokio

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS