Regla y deporte: cinco bulos que hay que desmontar de una vez por todas

La ginecóloga y sexóloga Mercedes Herrero ayuda a desmentir los mitos que millones de adolescentes afrontan sobre la práctica deportiva durante la menstruación

Cada día, cientos de millones de mujeres en el mundo menstrúan. Y, si hiciéramos caso de algunos de los mitos que, dice Mercedes Herrero, doctora en Ginecología, sexóloga y fundadora de Salud Sexual para Todos, siguen pendiendo sobre la regla, cada día, cientos de millones de mujeres deberían estar impedidas para correr, nadar o disfrutar de cualquiera que sea su deporte favorito. Es mentira, todas estas creencias carecen de base científica, según Herrero, que demasiadas veces tiene que explicar en su consulta que ocurre más bien lo contrario: el ejercicio físico es beneficioso para algunos de los malestares asociados al periodo. Una cuestión, explica, de tabúes que deberían quedar atrás.

¿Saltarse la clase de gimnasia o ausentarse de los entrenamientos por causa de la regla? “El mensaje debería ser claro: las molestias, los dolores, son síntomas anormales y deberían considerarse como tal; los ginecólogos estamos precisamente para prestar ayuda en estos casos, para resolverlos”, dice Herrero, que añade una consecuencia demoledora, derivada del silencio generalizado ante las cuestiones menstruales: las mujeres que sufren con su ciclo lo hacen por partida doble, “porque al sufrimiento físico se le añade el descrédito social de un entorno que las trata como si fueran unas exageradas”. Para ponerse en su pellejo, entonces, es indispensable desterrar ciertos mitos. Estos son algunos de los que más ha tenido que toparse la experta.

El caso del deporte de élite

Los ritmos biológicos de las mujeres en edad fértil no se rigen estrictamente por el ritmo circadiano, día y noche. El ciclo menstrual dura unos 28 días de media, lo que explica la tradicional asociación, cuenta Herrero, que suele hacerse con el de la Luna. Y, en el vaivén hormonal que provoca, es cierto que afecta a sensaciones físicas y emocionales. Sin embargo, explicita, estas alternaciones no deberían ser suficientes como para alterar la actividad diaria y menos aún la deportiva. Salvo en un caso: cuando eres deportista de élite.

La ginecóloga y sexóloga Mercedes Herrero.
La ginecóloga y sexóloga Mercedes Herrero.

Cuando eres un profesional del máximo nivel en cualquier disciplina deportiva, todas las actividades biológicas se monitorizan pormenorizadamente por una razón obvia: se necesita el rendimiento más alto, no vale menos que eso. Por ello, la menstruación será un factor más a considerar en la confección de los entrenamientos, tanto como la nutrición o el descanso. La nadadora china Fu Yuanhui se volvió un fenómeno en las redes sociales en los Juegos Olímpicos de Río 2016 tras la final de 4x100. La prueba no salió como esperaba el equipo y, de manera franca, en las entrevistas tras la competición, pidió perdón a sus compañeras: “No nadé bien. Me dolía la tripa y me sentía especialmente cansada porque anoche me vino la regla”. La célebre maratoniana británica Paula Radcliffe declaró en cambio que, en 2002, batió el récord del mundo al principio de su periodo. Hay estudios con conclusiones contrapuestas, e incluso las opiniones de las deportistas varían sustancialmente.

Qué es lo normal

“No existe un termómetro de la regla. Cada mujer es un mundo, no puede cuantificarse una serie de parámetros que definan qué es normal en un ciclo menstrual; solo tienen la opción de compararse consigo mismas”, describe Herrero aludiendo a una de las cuestiones cruciales al respecto de por qué es tan fácil que arraiguen falsedades tan dañinas o que la mayoría de las mujeres no acudan a profesionales como ella cuando llegan los dolores. “Hay que dejar de estigmatizar un proceso que es normal, natural y biológico. Apenas hay educación en salud sexual, ni en mujeres ni en hombres (que también deberían recibirla); y la capacidad de divulgación de las redes o los círculos de amistades es mucho mayor que la nuestra: apagamos volcanes con cubos de agua”.

Falta educación en salud sexual en mujeres y hombres. Las redes sociales hacen mucho daño. Los sanitarios apagamos volcanes con cubos de agua
Doctora Mercedes Herrero.

Por ello, Herrero tiene un mensaje para 800 millones de personas al día en el mundo y, muy en especial, para las adolescentes, para que no se perpetúe —y padezcan por tanto— lo que se ha venido explicando mal o callando durante tanto: sí, haced deporte, es saludable todos los días.

Archivado En:

Más información