La selección de Brasil en el Mundial de Qatar

La ‘Canarinha’ es mucho más que Neymar y llega a Qatar como la número 1 del ránking FIFA

El equipo de Brasil posa antes de un partido.
El equipo de Brasil posa antes de un partido.Alexandre Schneider (Getty Images)
Renan Damasceno
11 nov 2022 - 11:30

Plan de juego

El término Neymardependencia ha sido muy utilizado por la prensa brasileña en la última década y en particular después de las eliminaciones de los dos últimos mundiales. Pero la aparición de una nueva generación de brillantes delanteros ha hecho que la expresión se haya olvidado en gran medida. Hoy en día, el seleccionador, Tite, puede recurrir a un gran número de jóvenes talentos ofensivos.

“En la época de la Copa América 2019, no teníamos a Antony ni a Raphinha. Vini (Vinicius Júnior) aún se estaba adaptando en el Real Madrid y Gabriel Martinelli apenas se estaba entrenando con nosotros”, dijo Tite en octubre. “Ahora esta generación ha llegado de verdad y ¡vaya! La progresión de estos jugadores es lo que nos ha permitido jugar con cinco futbolistas de mentalidad ofensiva al mismo tiempo.”

A principios del año pasado, Tite no conocía a Raphinha, pero su equipo de ojeadores le alertó sobre el entonces extremo del Leeds, y ahora está llamado a ser titular en Qatar. Si a eso se le suman jugadores como Richarlison (Tottenham) o Lucas Paquetá (West Ham), que estarán en su primer Mundial, está claro que Tite tiene mucho donde elegir.

Mientras que el ataque tiene un aire juvenil, la defensa aporta experiencia y seguridad. En la portería, Alisson jugará su segunda Copa del Mundo como titular, y en la defensa, Thiago Silva podría convertirse en el jugador de campo más veterano en jugar con Brasil en un Mundial. El ancla del centro del campo es Casemiro, un aparente novato de 30 años, que suma ya de más de 60 partidos internacionales a sus espaldas. Su importancia para la Canarinha no puede ser subestimada y su ausencia fue clave en la eliminación a manos de Bélgica en los cuartos de final del Mundial 2018.

Por supuesto, Neymar sigue ahí y es la estrella indiscutible del equipo, pero la diferencia esta vez es que no tendrá todos los focos sobre él. Un reparto de responsabilidades puede ayudar a Brasil en su búsqueda de un sexto título mundial.

Ránking de Brasil

Los 26 de Brasil

Porteros
Alisson Éderson Wéverton
Defensas
Marquinhos Thiago Silva Éder Militao Daniel Alves Danilo Bremer Alex Telles Alex Sandro
Centrocampistas
Casemiro Fabinho Fred Bruno Guimaraes Lucas Paquetá Éverton Ribeiro
Delanteros
Neymar Vinícius Richarlison Raphinha Gabriel Jesus Pedro Rodrygo Antony Gabriel Martinelli

ALINEACIÓN PROBABLE

  • 4-3-3

Alisson;

Danilo, Marquinhos, Thiago Silva, Alex Sandro;

Casemiro, Fred, Neymar;

Paquetá, Raphinha, Richarlison

El grupo G

La estrella, el héroe no reconocido, y el seleccionador

Neymar

Este será el tercer Mundial de Neymar y el delantero del PSG tiene una asignatura pendiente con el torneo. En el Mundial de casa se lesionó contra Colombia en cuartos y se perdió la humillante derrota por 7-1 contra Alemania en semifinales. En Rusia, hace cuatro años, jugó bien, pero sus actuaciones se vieron ensombrecidas por los vídeos y memes en los que aparecía revolcándose en el campo tras las faltas. Eso le convirtió en una especie de chiste. Da la sensación de que Neymar ha madurado desde entonces y estará deseoso de demostrar que puede ser un líder de su generación sobre el terreno de juego. A menos que cambie de opinión, éste será su último Mundial.

Richarlison

Jugar como número 9 de Brasil en un Mundial siempre conlleva grandes expectativas. Hace 20 años, en Japón y Corea del Sur, Ronaldo fue el máximo goleador del Mundial, incluyendo dos tantos en la final contra Alemania. Desde entonces, Brasil no ha vuelto a ganar el Mundial. En los dos últimos torneos, el número 9 de la Canarinha no ha estado a la altura de las actuaciones (Fred en 2014 y Gabriel Jesús cuatro años después), pero esta vez hay esperanzas de que Richarlison pueda destacar en el papel. Las señales son buenas, ya que el jugador del Tottenham al que llaman El Pombo es el segundo mejor goleador de Brasil con 16 goles desde 2014, sólo superado por Neymar, que suma un gol más.

Tite

Tite fue contratado como bombero en 2016, cuando Brasil ocupaba un impensable sexto lugar en el grupo de clasificación sudamericana para el Mundial de Rusia 2018. Con siete victorias consecutivas, clasificó a Brasil como el primer país con billete para el torneo. “Toda mi carrera dependía de esa oportunidad”, dijo en una entrevista reciente. El técnico, de 61 años, había esperado mucho tiempo esta oportunidad, después de haber sido entrenador desde principios de la década de 1990 en muchísimos clubes de Brasil (el Coritnhians en tres ocasiones). Esta vez, el tranquilo y catedrático entrenador llega a un Mundial más experimentado y habiendo tenido más tiempo para trabajar con los jugadores. Espera llegar más lejos que en 2018. “El proceso nos da seguridad y confianza”, dice, aunque añade: “Pero si eso nos va a hacer campeones o no es otra historia”.

Postura sobre Qatar

Es raro que los jugadores brasileños hablen de temas fuera del terreno de juego y de temas políticos en particular. Todavía no han comentado la situación de los derechos humanos en Qatar o los temas relacionados con la situación de los trabajadores. La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) organiza campañas para combatir el racismo y la homofobia en el fútbol nacional, pero no ha hecho ninguna declaración oficial sobre el país anfitrión del Mundial.

Himno nacional

La música y la letra del Himno Nacional se ha ido componiendo siglo a siglo. Alrededor de 1830, cuando Brasil aún no era una república, el músico Francisco Manuel da Silva compuso la vibrante y triunfal melodía, pero la letra no se escribió hasta 1909, cuando el ensayista Duque Estrada ganó un concurso para ponerle letra. Se hizo oficial en 1922, el año del centenario de la independencia de Brasil de Portugal. El himno celebra un país de “gente heroica” y una nación “gigante por naturaleza”, glorificando sus riquezas naturales.

El héroe de culto de todos los tiempos

Garrincha durante un partido ante Galés en el Mundial de 1958.
Garrincha durante un partido ante Galés en el Mundial de 1958.Central Press (Getty Images)

Cuando Pelé se lesionó en el segundo partido de la Copa del Mundo de 1962 en Chile, un hombre que pasó a ser conocido como el “ángel de las piernas torcidas” tomó el relevo y condujo a Brasil a su segunda Copa del Mundo. Garrincha, extremo derecho del Botafogo, era una síntesis de la forma brasileña de jugar al fútbol. Tenía mucho talento, era despreocupado, le encantaba regatear y básicamente se divertía en el campo. Brasil nunca perdió cuando él y Pelé jugaron juntos. En el Mundial de 1962 fue el mejor jugador del torneo, marcando cuatro goles. Lamentablemente, las cosas no fueron tan fáciles para él fuera del campo. Luchó contra el alcoholismo durante toda su vida adulta y murió por daños en el hígado a la edad de 49 años.

Trayectoria en los mundiales

       
           
                               
                       
                                       
           
           
                               
                   
                                   
           
       
       
                   
   
   

Todas las selecciones

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar.

   
Normas

Más información

Archivado En