El ‘Chucky’ Lozano, Alexis Vega y las cadenas del gol en México

Los atacantes mexicanos buscan romper la escasez de gol de México, que necesita ganar por paliza a Arabia Saudí para alcanzar los octavos de final

Los delanteros mexicanos, Alexis Vega (Chivas) e Hirving Lozano 'Chucky' (Napoli), durante el partido mundialista contra la selección de Argentina, el pasado 26 de noviembre.
Los delanteros mexicanos, Alexis Vega (Chivas) e Hirving Lozano 'Chucky' (Napoli), durante el partido mundialista contra la selección de Argentina, el pasado 26 de noviembre.REUTERS

México necesita apelar a esas tardes de ligera gloria en los Mundiales donde, contra todo pronóstico, se comen al mundo. Son pocas, pero sirven para nutrir la narrativa que necesita el Tri para aspirar a octavos de final en Qatar. Si antes, en 2010, vencieron 2-0 a Francia y si en 2018 madrugaron a Alemania (0-1), convertirle tres goles, por lo menos, a Arabia Saudí, es una misión no tan imposible. El asunto es que a esta selección mexicana le falta el gol.

Desde las eliminatorias, amistosos y en el Mundial, Tata Martino ha encontrado una certidumbre: su equipo luce mejor si en la cancha están Hirving Lozano y Alexis Vega, cada uno por cada banda, cada uno desesperando a los defensas. Contra Polonia, ambos fueron los velocistas que fundieron a los defensores, que intentaban romper el ritmo y que proponían algo distinto. El obstáculo era que no encontraban a su centro delantero, Henry Martín. Poco pudo aportar el atacante con 71 minutos y solo un remate de cabeza que pasó de largo.

En el partido contra Argentina, Martino intentó ser una roca en la defensa y aguantar hasta el último tiro de Messi. Por eso planeó su estrategia con cinco defensores y sin un delantero fijo, en su lugar mandó a Lozano y a Vega como falsos nueve. Sobre el césped, Vega ponía en aprietos a De Paul, Montiel y a Otamendi. Los dos tiros más peligrosos fueron gracias a su diestra con un remate de larga distancia y un tiro libre que terminó con una elegante atajada del argentino Emiliano Martínez. Lozano dejó su huella en el mapa de calor por las bandas con sus sprints a todo galope, aunque no fueron suficientes para chutar a puerta. Pero eso no era lo que pedía Martino, lo que quería era que se sumaran a las labores defensivas. Vega hizo 59 presiones a la salida de los argentinos. La estrategia y el físico duraron una hora. El gol de Messi cayó al minuto 64. Dos minutos después, Martino sacó a Vega y al 73 a Lozano. Ahí la ofensiva mexicana quedó chata y luego perdió 2-0.

El problema de fondo en México es que Martino no tiene un nueve a tope y solo le ha dado juego a Henry Martín y a Raúl Jiménez. Rogelo Funes Mori, su principal candidato desde 2021, no ha participado. Sea quien sea, el Tri necesita finalizar las grandes escapadas de Lozano y Vega con un centro delantero. En Rusia 2018, Lozano se encargaba de abrir huecos para que Javier Chicharito Hernández hiciera gol o se convirtiera en su muro para otro pase, como fue el gol contra los alemanes en 2018.

El Chucky, con 27 años y casi siete temporadas en el fútbol europeo, llega en un momento de estabilidad. Las lesiones han sido su calvario: desde un traumatismo craneal, luxación en el hombro derecho y problemas con los ligamentos de la rodilla. Ha sido un manojo de lesiones, pero en Qatar ha salido bien librado. Lozano ha sido uno de los pilares en el esquema de Tata Martino, pero no ha terminado por dar el último paso para tomar el liderazgo y volver a chutar a la portería contraria como en sus buenos tiempos en el PSV Eindhoven.

Alexis Vega fue rechazado de las fuerzas básicas de los Pumas de la UNAM pese a que iba a todas las pruebas, aunque eso significara cruzar toda Ciudad de México. Su verdadera oportunidad llegó en el Toluca, donde debutó como bicho raro: un delantero entre tantos jugadores extranjeros. Su talento radica en controlar a base de músculo el balón y en las gambetas para salir del barullo. Así llegó a las Chivas de Guadalajara para intentar guiar al club. En conjunto las cosas no han ido tan bien para los rojinegros, pero en lo particular Vega despunta en un equipo lento.

Vega, de 25 años, tuvo su innegable debut en 2019 con el Tri. Martino le cuidó hasta que, en inicios de las eliminatorias, le dio el control de la banda izquierda. Al igual que Lozano, Alexis Vega vio entorpecer su despertar con la selección mexicana debido a lesiones. Pese a eso, fue clave para que México ganara la medalla de bronce en Tokio 2020. La capacidad para asumir la responsabilidad de la ofensiva y sus dribles le convencieron al seleccionador para llevarlo a disputar las eliminatorias. En Qatar ha sido titular y juega como si quisiera deslumbrar a los reclutadores de jugadores que rondan por Doha. Un partido excepcional de su parte le acercará a un club europeo.

El México de Martino necesita el partido perfecto contra los saudíes, quienes también pelean por su clasificación. El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, regaló a sus jugadores un Rolls-Royce Phantom a cada uno tras ganar contra Argentina. Si logran su clasificación a octavos traerán consigo otro premio de lujo, a menos de que el Tri de Lozano y Vega se lo frustren.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Sobre la firma

Diego Mancera

Es coordinador de las portadas web de la edición América en EL PAÍS. También se encarga de informar de historias deportivas de México. Empezó a trabajar en la edición mexicana desde 2016. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS