Solidaridad en Galicia con los expropiados de As Encrobas

Tres mil personas se manifestaron a primeras horas de la noche de ayer, frente al edificio social de Fuerzas Eléctricas del Noroeste, SA (Fenosa), para protestar por la ocupación de tierras en la parroquia de As Encrobas (La Coruña), el pasado martes. La manifestación dio como resultado varios heridos y la puesta a disposición de la jurisdicción militar de tres personas. Partidos políticos, asociaciones de vecinos, entidades culturales y otras organizaciones han difundido más de un centenar de comunicados en todas las ciudades gallegas, en solidaridad con los labradores coruñeses, que han pretendido impedir la ocupación de sus propiedades por Lignitos de Meirama, empresa del grupo Fenosa, que explotará el subsuelo para abastecer de lignito a la central térmica de Sabon. En muchos de estos comunicados se pone de manifiesto que resulta innecesaria la actividad de la central si se contempla el interés del país gallego, con excedente enérgético.

Ocho de los detenidos el miércoles fueron puestos en libertad por la jurisdicción ordinaria, momento en que se registraron pequeñas concentraciones en las proximidades del palacio de Justicia de La Coruña. Entre tanto, dos obreros y el cura párroco de Sésamo continúan detenidos, acusados de resistencia y agresión a la Guardia Civil. Ayer por la tarde, trescientos alumnos de la Universidad Laboral de La Coruña se encerraron en la capilla del centro, en solidaridad con los labradores, y poco después se producía la manifestación ante el edificio de Fenosa. Las fuerzas de orden público cargaron varias veces sobre los manifestantes, algunos de los cuales aludían en sus gritos a la «dependencia colonial» de Galicia.

Asimismo, los sacerdotes del medio rural de la diócesis de Compostela se reunieron ayer en Santiago y redactaron un comunicado en el que piden la libertad de los detenidos por los sucesos de As Encrobas, y manifiestan su solidaridad con el sacerdote Ramón Valcárcel, también detenido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS