Los expropiados de As Encrobas desean asociarse con Lignitos de Meirama

No hay aún solución definitiva en As Encrobas. El tema de las expropiaciones de As Encrobas no acaba de aclararse del todo. Mientras para los portavoces de la empresa e incluso para el moderador señor García Agudín, las cosas parecen ir por buen camino, los representantes de los trabajadores, la «comisión de los cinco», se muestran más preocupados.

Ayer, al término de la reunión mantenida en el Gobierno Civil, explicaron esta preocupación a EL PAIS. «Podría parecer a la vista de la información que están dando la televisión y algunos periódicos, que el asunto ya está resuelto y nada más lejos de la verdad. Se resolvió un punto importante que es el de los colonos y arrendatarios, pero falta todavía mucho por andar en el arreglo con los propietarios.» El acuerdo que se tomó para el caso de los arrendatarios, unos siete u ocho en total, se refiere al compromiso adquirido por la empresa para dotarles de casa vivienda y un pequeño huerto en la propia parroquia.Según contaron a este periódico los propios interesados, el tema de la propiedad de la tierra fue abordado en las reuniones del jueves y el viernes de marrera directa. «Llegamos allí y se lo planteamos sin más. Lo que queremos pedir en esta negociación es lo que hemos pedido hasta ahora a gritos en manifestación y con pancartas, porque no se nos daba otro camino. Queremos que se nos traslade de población. Eso es lo que querernos.» Al parecer, los representantes de Lignitos de Meirama no aceptan esta solución, y habrá que esperar a los próximos días para conocer resultados concretos de las negociaciones.

La comisión de afectados presentó ayer a la parte contraria una nueva alternativa que comprende la cesión de las propiedades a Lignitos de Meirama mediante la fórmula que comprenda la participación de los afectados en el capital de la propia empresa, «Consideramos justo -explicaron a EL PAIS- que se nos tenga en cuenta como importantes aportadores a la futura mina y central térmica. Que se nos acoja como socios en la empresa, ya que ponemos algo tan fundamental como nuestras tierras que es de donde va a salir el mineral. Con esto y con la construcción de nuevas viviendas para todos, se nos permitiría seguir en el mismo lugar, donde siempre hemos vivido y trabajar en lo que hasta ahora fue nuestro. Se nos evitaría el terrible daño de tener que emigrar a sitios que no conocemos y en los que nos costará trabajo rehacer nuestras vidas.»

Mientras tanto no cesan las declaraciones de apoyo a los campesinos de As Encrobas. En relación con el tema se produce también la protesta colectiva de unas 140 personas, que firmaron un escrito para protestar contra los supuestos malos tratos que recibió durante su detención a raíz de la manifestación en favor de los labradores, celebrada el día 19, en La Coruña, el catedrático Francisco Rodríguez. Según el testimonio de los firmantes, fue golpeado por un capitán y por un cabo de la Policía Armada al negarse a contestar en castellano durante los interrogatorios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS