Los vecinos de As Encrobas buscan nuevas tierras

Varios representantes de los campesinos de As Encrobas y de la empresa Lignitos de Meirama, acompañados por el moderador de las negociaciones, Fernando García Agudín, visitan durante este fin de semana varias zonas de la provincia de La Coruña, con el fin de localizar terrenos adecuados para asentar la población afectada por la mina que desee trasladarse de sus aldeas.

A primera hora de la noche del viernes, la empresa admitió por primera vez desde el comienzo en 1974 la alternativa de trasladar a la población. Los labradores insistieron en que esta medida era necesaria por ser la más justa para ellos, que también propusieron su integración a Lignitos de Meirama, en régimen de empresa mixta (véase EL PAIS de ayer). Esta alternativa fue rechazada de plano tanto por la empresa como por el mismo moderador, quien opinó que le parecía un disparate. Descartada, pues, la participación empresarial, resultó más fácil acceder al fin a que se traslade a la población. Para ello se están buscando tierras adecuadas «en algún valle muy bonito que tanto la empresa como los vecinos encuentran muy interesante», según declaró García Agudín. Una vez practicadas estas exploraciones durante el sábado y el domingo, el lunes volverán a reunirse las comisiones para seguir debatiendo el problema. A juzgar por las declaraciones de la empresa y del moderador, nunca se estuvo tan cerca de encontrar una salida definitiva al asunto de As Encrobas. Según declaró el director de la empresa, en un plazo de ocho o diez días podría haber solución definitiva para este largo conflicto social que se empieza a considerar ya como el más importante brote agrarista surgido en la posguerra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS