Carabanchel

Arranz hizo el toreo

La novillada final del certamen organizado por la escuela taurina ha sido un gran éxito para Juan Carlos Arranz. Galindo y Lechuga también hacen el toreo, pero no progresan con el capote.Al primer novillo, muy flojo, Arranz lo supo llevar a media altura, en una labor inteligente de torero con cabeza. Hubo buenos naturales, con mando y temple. Lo mejor fue la estocada: se perfiló muy cerca, bajó la mano izquierda y se volcó sobre el morrillo, el novillo salió muerto de la muleta. Al cuarto lo recibió con lances rodilla en tierra; luego, de pie, vimos unas verónicas templadísimas, manos muy bajas, rematadas con media sensacional y un recorte rodilla en tierra con el capote a la espalda. En suma, Arranz hizo el toreo imperecedero. Compuso una faena artística. con derechazos y naturales de fina clase, temple y mando. Se adornó con marchoso desplante con el novillo dominado y mató de dos pichazos buenos, en lo duro, y un bajonazo que lo echó todo a perder.

Plaza de Carabanchel

Cuatro novillos de Manuel García Ratero, uno de Raimundo Pérez Casado (segundo) y uno de Cavero (tercero), flojos y nobles. Juan Carlos Arranz: Oreja. Oreja. Fernando Galindo: Oreja. Dos avisos y ovación. Fernando Lechuga: Aviso, ovación y saludos. Aviso y palmas.

Galindo se embarulla con la capa, no le da al novillo distancia y se lo echa encima. Hizo dos faenas de muleta aseadas y largas, con naturales y pases de pecho muy buenos.

Lechuga tampoco anda bien con la capa, larga muchatela y también se embarulla. Con la muleta estuvo entonadillo y vistoso con el tercero, y al sexto, inválido, lo muleteó con suavidad y empaque.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS