Trabajadores de Lignitos de Meirama ocupan el Banco Pastor

Un numeroso grupo de trabajadores de Lignitos de Meirama ocupó ayer la sede central del Banco Pastor en La Coruña para protestar por el despido de diecisiete obreros de Duro Felguera, empresa auxiliar que trabaja en la construcción de la central térmica de Lignitos de Meirama, a 30 kilómetros de la capital coruñesa.Poco antes de la ocupación, veinticuatro trabajadores se encadenaron a las barandillas del puente del Pasaje, que da acceso a La Coruña a la carretera nacional VI desde Madrid. Se situaron a lo ancho de toda la calzada, interrumpiendo el tráfico rodado, muy numerosos a media mañana de ayer, lo que originó un considerable embotellamiento de la circulación, que se vio detenida a lo largo de varios kilómetros. Acudió la policía para detener a los manifestantes después de cortar los hierros con sierras, pues las llaves de los candados habían sido arrojadas a la ría por los propios obreros encadenados.

Para protestar por las detenciones, unos cuatrocientos trabajadores se encerraron poco después de las doce en la sede central del Banco Pastor, en los cantones coruñeses, y se negaron a desalojar hasta que no fuera conseguida la libertad de sus compañeros.

Cansados de no ser escuchados

El Banco Pastor pertenece al grupo económico que construye la central térmica de Meirama, el holding Fenosa, y el comité de empresa de la entidad bancaria se ofreció para negociar la apertura de próximas relaciones con el grupo económico, lo que Facilitó en buena medida las cosas. «Estábamos cansados de que nadie nos escuchara -declaró a EL PAIS un representante del comité de huelga- y por eso recurrimos al encadenamiento en el puente y al encierro en el banco. Lo que pedimos a la empresa es justo y está además pactado desde mayo (agua potable en los comedores, vestuarios y lavabos para las mujeres, etcétera). La dirección de Duro Felguera respondió al paro de dos horas que hicimos el día 6 despidiendo a diecisiete compañeros, entre los que está la totalidad del comité de empresa. Nosotros sospechamos que están preparando algo para deshacerse de un buen número de trabajadores ante las dificultades que puede estar atravesando la construcción de la central, al no disponer de suficiente suministro de material ni haber resuelto todavía el conflicto originado con los labradores que poseen los terrenos ocupados.»

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El resultado es el paro total de los 1.500 trabajadores que levantan el complejo. Sus reivindicaciones son apoyadas por las centrales Comisiones Obreras, UGT, ING, USO y CSUT. Ayer, el Banco Pastor no pudo cerrar las puertas hasta poco antes de las 3.30 de la tarde, en que, después de la intervención del gobernador civil, fueron puestos en libertad los veinticuatro detenidos y los trabajadores obtuvieron garantías de que se iniciará hoy la negociación del conflicto con representantes de Duro Felguera y Lignitos de Meirama.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS