GALICIA

Contaminado uno de los ríos que abastece de agua a La Coruña

Una sustancia contaminante de procedencia desconocida -aunque los primeros indicios apunten a los vertidos de la central térmica de Meirama- provocó en la madrugada del lunes la muerte de toda la fauna piscícola en los tramos superiores del río Barcés, uno de los que abastecen de agua a la ciudad de La Coruña y varios municipios próximos.

En tres de estos pueblos, Sigrás, Cambre y Carral, la inusual coloración castaña del agua aconsejó el cierre de la depuradora y la suspensión del servicio domiciliario, medida que las autoridades sanitarias provinciales reunidas anoche en el Gobierno Civil de La Coruña estudiaban extender a determinadas áreas de la capital.

Los mayores daños directos en el tramo fluvial afectado los sufrió una piscifactoría de Ponte Lago en la que murieron, en menos de media hora, 1.200.000 truchas, que constituían el total de la producción. El Gobierno Civil ordenó ayer la quema inmediata de estos peces.

Los vertidos de la central termoeléctrica de Meirama, situada en el curso alto del río, serían la causa del desastre ecológico, según el representante legal de los propietarios de la piscifactoría, Manuel Estévez Doamo. «Este tipo de incidentes», aseguró Estévez a EL PAIS, «se vienen repitiendo desde que comenzó la explotación de los lignitos en la central de Meirama. Desde el año 1979 venimos denunciando sistemáticamente la situación a todos los organismos oficiales implicados, sin que nadie nos haya dado una respuesta».

FENOSA, la compañía eléctrica propietaria de la central, no dio a conocer oficialmente aún su versión de los hechos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS