El supuesto brote epidémico de Avila ha sido causado por una infestación por triquina

El brote epidémico que se produjo la semana pasada en Avila ha sido causado por un infestación por triquina, como ya adelantó EL PAIS en su última edición de ayer. Este diagnóstico ha sido confirmado oficialmente por la Dirección Provincial de la Salud mediante una nota informativa en la que se indica que "revisadas las actuaciones clínico epidemiológicas y estudios analíticos efectuados hasta el momento en cuatro grupos familiares de afectados se ha llegado al diagnóstico definitivo de infestación por triquina".

En la citada nota, se da cuenta de una nueva reunión celebrada en la tarde del jueves por la Comisión de clínicos, sanitarios, autoridades provinciales entre las que se encontraba el Gobernador Civil y representantes del Consejo General de Castilla y León con el objeto de seguir estudiando la evolución del proceso clínico que ha afectado a numerosas personas de esta provincia. Más adelante se indica que "persiste la benignidad del cuadro clínico y continúan las investigaciones epidemiológicas para determinar con exactitud la ubicación del foco. Se han adoptado todas las medidas posibles para evitar la aparición de nuevos casos".El diagnóstico definitivo se tuvo a última hora de la tarde del jueves cuando desde Madrid adelantaron telefónicamente los resultados de las biopsias musculares y de piel de diversos pacientes que habían sido enviados el día anterior. En ellas se detectó la presencia de larvas de triquina en pequeña cantidad, lo que explica la poca gravedad hasta el momento del brote epidémico. Esto explica la fiebre, los dolores musculares y el aumento de eosinofilos, aunque no la aparición de vasculitis en algunos afectados. Según ha manifestado a EL PAIS José Luis Germain Director Provincial de la Salud, "con estos resultados queda totalmente descartada cualquier relación con el sindrome tóxico"

Dos focos distintos

Los afectados proceden de dos focos distintos, los dos causados por la triquinosis. El primero de ellos surgió a finales del mes de Febrero cuando acudieron a la Residencia Sanitaria Virgen de Sonsoles ocho personas de las localidades de San Juan de la Niva y San Juan del Molinillo con síntomas de fiebre, dolores musculares y eosinofilia. Fueron dados de alta, ya que los síntomas no revestían gravedad aunque entonces no se detectó el origen de la enfermedad.

Cuando el día 4 de este mes surgieron nuevos focos en Avila capital, los primeros pacientes fueron reciclados, y el Centro de Majadahonda detectó larvas de triquina en uno de cortes efectuados en la carne que habían consumido. La razón de que no hubiera sido detectado por métodos ordinarios está en la poca presencia del agente causante de la triquina, por lo que se hizo necesario utilizar el concurso técnico del centro de Majadahonda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Actualmente falta por localizar la carne y los animales causantes del nuevo foco producido en Avila capital, por lo que las autoridades sanitarias de la provincia han ordenado que se lleven a cabo una serie de investigaciones e inmovilizaciones previas de productos con el fin de hallar el agente causante. No obstante, no se ha hecho público a qué productos afecta esta medida con el fin de no alarmar a la población y evitar perjuicios económicos irreparables por descenso en el consumo de los mismos.

Mientras tanto, permanecen ingresados en la Residencia de la Seguridad Social cuatro pacientes del total de los 34 afectados entre los dos focos. Su estado no reviste gravedad, aunque continúan con dolores musculares, principalmente en el cuello, espalda y extremidades inferiores y los análisis han detectado un aumento de los leucocitos eosinófilos. Hasta el momento no han surgido nuevos focos ni grupos familiares afectados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS