Irak cede todos sus derechos como sede de la 'cumbre' de 'no alineados'

Tras haber renunciado a ser anfitrión de la séptima cumbre de jefes de Estado o Gobierno del centenar de países miembros del Movimiento de los no alineados y, con ello, a tres o cuatro años de codiciada presidencia, Bagdad ha cedido también su derecho a presidir una conferencia previa de plenipotenciarios tercermundistas, destinada a sancionar oficialmente la celebración de la cumbre de Nueva Delhi.Irak ha renunciado a ser anfitrión de ambas reuniones bajo los consejos de sus aliados yugoslavos y las presiones de los amigos de Irán, disconformes con que la presidencia trienal del movimiento pasara de las manos de Fidel Castro a las de Saddam Hussein, un hombre en guerra con otro país no alineado, como es Irán.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS