La viuda de Mao no será ejecutada, anuncio ayer Hu Yaobang

La viuda de Mao, Jiang Qing no será ejecutada, según anunció ayer el presidente del Partido Comunista Chino (PCC), Hu Yaobang, a un grupo de periodistas franceses.Hu Yaobang dijo también que el reparto de funciones que el poder que será consagrado por el Congreso del PCC, que ayer se inauguró en Pekín, le atribuirá la responsabilidad de las cuestiones políticas, y al primer ministro, Zhao Ziyang, la de los asuntos económicos.

Jiang Qing fue condenada a muerte, con suspensión de la sentencia durante dos años, en enero de 1891, por un tribunal especial. El presidente del PCC dijo que será el Tribunal Supremo quien decidirá la suerte de la viuda de Mao.

"Creo que el tribunal, teniendo en cuenta las circunstancias, decidirá reducir la condena. ¿En qué grado y de qué forma?. Eso lo decidirán los jueces" dijo.

Hu Yaobang dijo también que las condiciones en que se encuentra la viuda de Mao en la cárcel son buenas, "pero persiste en comportarse como una enemiga del pueblo a nivel político e ideológico".

Resulta evidente que Hu Yaobang no se hubiese manifestado sobre este temas si previamente no hubiese existido un consenso en la dirección del PC chino.

Según fuentes generalmente bien informadas, los dirigentes chinos parecen haber llegado a la conclusión de que el hecho de que Jiang Qing haya sido compañera de Mao durante cerca de 35 años hace muy difícil la ejecución de la sentencia capital y que aplicarle una medida de gracia reportaría bastante más ventajas que inconvenientes.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El presidente del PCC, tras referirse el reparto de funciones que pondrá en práctica el congreso iniciado ayer para suceder al hombre que ha dominado la escena política en la China posmaoísta -Deng Xiaoping-, dijo: "Vamos -a reducir sus actividades diarias. El camarada Ziyang y yo vamos a intensificar las nuestras".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS