Un magistrado italiano

escapó ayer con vida a un atentado de la Mafia en el se efectuaron más de ochenta disparos, en la región de Nápoles. Los atacantes consiguieron perforar el cristal de una ventanilla del automovil blindado del magistrado y uno de los atacantes introdujo el cañón de su arma por el orificio y continuó disparando, aunque sólo un balazo alcanzó en la rodilla al magistrado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS