Gregorio Prieto regala a Valdepeñas 240 obras suyas

El Museo de Los Molinos del pintor Gregorio Prieto, que fue inaugurado la semana pasada en su Valdepeñas natal, recoge 240 obras del artista: óleos -en su mayoría-, dibujos, grabados, collages, fotomontajes, así como tres piezas artísticas donadas por Gregorio Prieto: un retablo del siglo XVII y dos tallas (una representa a un arcángel del siglo XVII y la otra un Espíritu Santo, que ha sido colocada en la bóveda que culmina el edificio).

El museo recoge también una amplia muestra bibliográfica sobre el artista y numerosas carpetas y libros escritos e ilustrados por Gregorio Prieto.

Completando las obras de arte, el museo recoge también una amplia muestra de la bibliografía existente sobre el artista, así como numerosas carpetas y libros escritos e ilustrados por él.

Representación de los molinos

Una buena parte de los óleos son representaciones de los molinos de viento con que el pintor se ha ido topando por medio mundo. Molinos manchegos, por supuesto, pero también de Italia, Grecia, Holanda, Inglaterra, Austria, Nueva York... Molinos todos ellos que han tenido un adalid, un recuperador, en la persona de Gregorio Prieto.Las distintas épocas de su obra están representadas en el museo. Desde el impresionismo inicial en los años veinte hasta sus últimas obras, remozadas de todo el quehacer anterior, pasando por los maniquíes de la época parisiense; la serenidad clásica de su época griega; el grácil dibujo de la época inglesa; sus paisajes y castillos italianos; sus coqueteos con los temas y algunos artistas de la generación del 27 (Lorca, Cernuda, Aleixandre, etcétera); el expresionismo exacerbado de su época manchega, tocada por el uso intensivo del color; el postismo, su etapa más desconocida de público y crítica, que tanto le interesaba allá por los inicios de la posguerra, al alimón con eI pintor y poeta Eduardo Chicharro.

De esta época están representados más de una veintena de collages y fotomontajes que festejan polifacéticamente la imaginación más desatada.

La tendencia a la eternidad local y universal del artista comenzó en 1952 con la construcción, en Valdepeñas, del Molino de Gregorio Prieto. Son 1.400 metros cuadrados en dos pisos, entre los que se reparten tres salas que recuerdan la más purista arquitectura manchega de los siglos XVII y XVIII.

Casa de la llustración

Vicente Nello, joven pintor local, ha sido el diseñador del edificio, su arquitecto en funciones, por iniciativa del ayuntamiento de la ciudad y de su alcalde, Esteban López Vega.El edificio, construido a modo de palacio, imita hasta el más mínimo detalle las casas solariegas manchegas de la Ilustración. La inmensa mayoría de sus elementos decorativos y arquitectónicos provienen de los restos conservados tras la demolición de viviendas antiguas, palacios y colegios valdepeñeros, celosamente conservados por sus munícipes a lo largo de los años para gloria del pintor.

Maderas, columnas, tejas, ventanas, cancelas, puertas, vigas, rejas, escudos heráldicos, mobiliario. La misma piedra de los zócalos y de los contrafuertes son restos nobles que en otro tiempo adornaron las calles y patios de las casonas de Valdepeñas. Dos patios internos purifican de luz al museo.

En un lateral del museo se le ha construido a Gregorio Prieto una vivienda compIeta, cuyas ventanas dan al patio central. "Cuando venga a Valdepeñas a pasar alguna temporada con el buen tiempo", comenta Vicente Nello, "como nos tiene prometido, va a estar viviendo en su mundo, entre cuadros y ángeles, como a él le gusta".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción