Grecia recomienda mejorar las relaciones hispano-francesas

Grecia asume el 1 de julio su turno semestral de presidencia del Consejo de Ministros de la CEE con un reto: que de la cumbre de Atenas en diciembre salga un relanzamiento de la Comunidad Económica Europea. Es la primera presidencia que ejercerá Grecia desde su ingreso en la CEE en 1980. Es quizás, tras la cumbre de Stutgart, la más crucial para España si quiere ingresar en 1986. "Bajo nuestra presidencia se examinará el capítulo agrícola" de la negociación con España, manifestó una fuente griega, "pero también se puede contribuir a darle un empuje por medio de relaciones bilaterales".Así explicó un diplomático las declaraciones en Atenas de su primer ministro, Andreas Papandreu, quien señaló que si "Grecia apoya una adhesión rápida de España y Portugal", existe "un problema específico entre Francia y España" sobre este ingreso, que sólo puede ser resuelto "en marco de sus relaciones bilaterales". "No se trata de remitir el tema a una solución bilateral", aclararon las fuentes.

Según ellas, la presidencia griega mantendrá el mismo ritmo de negociación con España -una sesión ministerial cada dos mesesparalelamente a la revisión de la CEE.

Si, como dijo Gaston Thorn, presidente de la Comisión Europea, en su encuentro con una delegación griega, "Stuttgart no ha resuelto nada y queda todo por hacer", Grecia ha aceptado esta responsabilidad. Será ella quién mantenga el ritmo de las iniciativas "para activar la dinámica del procedimiento excepcional acordado en Stuttgart".

Consejos extraordinarios

Para articular la decisión de Stuttgart, un primer Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores y de Finanzas se reunirá el 8 de julio. Grecia propondrá mantener este tipo de consejos extraordinarios "para marcar las grandes etapas" al tiempo que se convocan reuniones más, regulares de secretarios de Estado o ministros de los diez. "Hay que guardar toda la flexibilidad posible para no separar mucho el aspecto técnico del político.

Sin desligar los temas, y para darles mayor funcionalidad, la presidencia griega quiere separar la gran negociación de los grandes problemas de la CEE en cinco grandes bloques: los recursos propios financieros de la Comunidad, el problema de la contribución británica, la ampliación a España y Portugal, la reforma del acervo agrícola y los programas de ayuda a las regiones mediterráneas más atrasadas. La línea a seguir discurre por tres vías: la cuestión financiera, la corrección del desequilibrio econonómico entre países y regiones de la CEE y la reactivación europea a través de políticas sociales, industriales o de investigación comunes. Grecia tiene además su problema particular: la revisión de sus condiciones de permanencia en la CEE. Pero cree que con las nuevas políticas comunitarias, sus ventajas aumentarán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción