Tres reclusos se fugan de la cárcel Modelo utilizando a funcionarios como rehenes

Tres reclusos, Jesús Franco Jiménez, Segundo Corsino Olivo y Juan Antonio Muñoz Heredia, se fugaron ayer, a las 11 de la mañana, de la cárcel Modelo de Barcelona, después de utilizar a varios funcionarios como rehenes para poder salvar las cancelas de seguridad. Otros cinco Internos fueron detenidos por efectivos de la Guardia Civil y por funcionarios de la propia prisión, cuando estaban a punto de culminar también con éxito su objetivo. Uno de los fugados, José Ramírez Munuera, que intentaba la huida, resultó herido por dos disparos de los guardianes, cuando se encontraba ya en la calle. A causa de estas heridas tuvo que ser trasladado urgentemente al hospital Clínico y sometido a una intervención quirúrgica.

Más información

La fuga empezó a gestarse hacia las 11 de la mañana, cuando un grupo de ocho reclusos, pertenecientes a la tercera y la cuarta galerías de la cárcel Modelo, logró introducirse en el locutorio de jueces, reduciendo a los funcionarios con armas blancas y una pistola de fogueo, convenientemente manipulada para poder disparar proyectiles del calibre 22.Desde el locutorio de jueces, y después de aserrar dos barrotes de la estancia, se dirigieron hacia el locutorio de familiares y abogados, salvando de esta manera una de las cancelas de máxima seguridad del recinto.

Cuando los reclusos, que pretendían la huida, se encontraban ya en el patio exterior de la Modelo, llevando como rehenes a algunos de los funcionarios, éstos mismos, a pesar de su crítica situación, dieron la señal de alarma, avisando a sus demás compañeros y a la Guardia Civil.

Herido por los disparos de la Guardia Civil

En el interior del recinto penitenciario pudieron ser detenidos tres de los reclusos, mientras que otros dos lo fueron en la misma calle, frente al centro penitenciario. Uno de éstos últimos resultó herido en un brazo por los disparos de un guardia civil, por lo que urgentemente fue trasladado al hospital Clínico, donde fue sometido a una intervención quirúrgica de urgencia dada la gravedad de su estado.

Entre los historiales de los tres presos que consiguieron la fuga -Jesús Franco Jiménez, Segundo Corsino Olivo y Jesús Muñoz Heredia- destaca el del dominicano Segundo Corsino Olivo, al que se le acusa del homicidio del ingeniero de FECSA José Noy Murcia, perpetrado en Barcelona en el mes de julio de 1981.

El homicida del ingeniero de FECSA

Segundo Corsino Olivo, nacido en la ciudad de Santo Domingo en 1957, llegó a España en el mes de junio de 1981, con la esperanza de poder encontrar un empleo. En Barcelona se puso en contacto con otros compatriotas suyos, planeando así el atraco a una joyería.

Para llevar a término la acción era imprescindible el robo de un automóvil, cosa que efectuaron el 3 de julio de 1981, en la calle de Torras Amat. El conductor del vehículo, un ingeniero de FECSA que se dirigía hacia su lugar de trabajo, fue introducido en el portaequipajes del coche y asesinado en un bosque cercano a Vallvidrera. Posteriormente, Segundo Corsino Olivo y sus compañeros perpetraron el atraco en la joyería Ambrós de la calle de Muntaner, 161, de Barcelona, llevándose un botín valorado en más de seis millones de pesetas.

Todos estos hechos empezaron a descubrirse en el mes de agosto de 1981, cuando, siguiendo la pista de las joyas robadas, la policía detuvo a tres súbditos dominicanos.

Segundo Corsino Olivo, el recluso ahora fugado, prestó una larga confesión ante el juez explicando con todo lujo de detalles el suceso e implicando también a sus compañeros. Quedaba de esta manera desvelado el misterioso caso del ingeniero desaparecido y concluía la instrucción de un voluminoso sumario, cuyo caso está pendiente de juicio ante la Audiencia Provincial de Barcelona. Para Segundo Corsino Olivo, el ministerio fiscal reclama una pena total de 41 años de prisión.

Presos peligrosos

Los cinco reclusos detenidos son José Vilarnau Rius, José Ramírez Munuera, Andrés Acosta Cepeda, Luis Mandome y Francisco González Guerrero. Los dos primeros fueron detenidos por la Guardia Civil cuando se encontraban ya en la calle. José Ramírez Munuera es el recluso que resultó alcanzado por los disparos efectuados por la dotación de la Guardia Civil.

Dos de los presos protagonistas de esta evasión -José Vilarnau Rius y Jesús Franco Jiménez tienen antecedentes como fuguistas y han sido calificados por un portavoz de la Modelo como peligrosos. José Vilarnau Rius, que no logró evadirse del centro, ha sido condenado en reiteradas ocasiones por delitos de robo y se le considera también el autor del asesinato del recluso Bravo Latorre, perpetrado en el interior de la prisión Modelo.

Estado crítico, del herido

La intervención quirúrgica a la que fue sometido el recluso José Ramírez Munuera finalizó a primera hora de la tarde de ayer siendo posteriormente trasladado a la unidad de cuidados intensivos del hospital Clínico. Un portavoz del centro asistencial señaló que su estado era muy crítico, pero se negó a informar sobre el lugar del cuerpo donde el fuguista recibió los dos impactos de bala.

A raíz de estos incidentes, la dirección de la cárcel Modelo interrumpió las comunicaciones entre los reclusos y, sus familiares, así como con los abogados, y efectuó un minucioso recuento de los internos, tarea que finalizó a primera hora de la tarde. Según una nota oficial difundida por el Gobierno Civil de Barcelona, "los ser vicios policiales han adoptado la medidas oportunas para la rápida localización y detención de los fugados".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción