Numerosos diputados se plantean fórmulas urgentes para agilizar los debates en el Parlamento a partir del otoño

Las dificultades para que se produzca en el actual período de sesiones un debate sobre política exterior en el Parlamento, con intervención del presidente Felipe González, se consideran "un ejemplo más" de lo inadecuado de un reglamento que "Iastra el funcionamiento del Congreso de los Diputados, distanciándolo cada vez más de la opinión pública", según expresión no sólo de miembros de la oposición, sino del propio grupo socialista. La evidencia de este "alejamiento de la calle" hace que numerosos diputados se planteen ya fórmulas para agilizar los debates en el próximo período de sesiones."Entre la rigidez del reglamento y el formalismo y rigor del presidenle de la Cámara, el debate parlamentario pierde constantemente viveza", declaró el portavoz adjunto del Grupo Popular, Modesto Fraile. En parecidos términos se expresaron representantes de los restantes grupos parlamentarios, incluidos varios del Grupo Socialista del Congreso, que rechazaron identificarse, pero que no ahorraron críticas al modo en que Gregorio Peces-Barba conduce las sesiones.

Junto con el debate sobreel proyecto de ley de Reforma Universitaria, el que debía protagonizar el presidente del Gobierno sobre política exterior prometía constituir un gran aliciente en la vida parlamentarria del mes de julio. Aparentemente, Felipe González se mostraba dispuesto a intervenir en este debate cuanto antes, pero, según había informado privadamente hace ya una semana el secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, el calendario de trabajo del Congreso no permite su celebración hasta el comienzo del próximo período de sesiones, en septiembre u octubre.

La urgencia de los temas a tratar en los próximos días en el Congreso parece, no obstante, un tan to relativa; el propio Peces-Barba trató, en la última reunión de la Junta de Portavoces, de no celebrar plenos en la semana que comienza mañana, argumentando que "no había cuestiones que tratar". Pero los grupos Popular y Vasco se negaron a la pretensión del presidente de la Cámara, recordándole que existen numerosas iniciativas de la oposición pendientes de ser vistas, y que algunas de ellas llevan meses aguardando.

La Mesa del Congreso, en su reunión del pasado martes, incluyó en el orden del día provisional del Pleno del próximo martes una interpelación sobre política exterior del diputado comunista Horacio Fernández Inguanzo; pero el mecanismo parlamentario de las interpelaciones no permite la realización de un verdadero debate en toda su amplitud.

Indisciplina en el Grupo Popular

Todo ello lleva a una parte importante de la Cámara a plantearse la conveniencia de proceder a una reforma del reglamento del Congreso, en el sentido de "posibilitar que, ante un acontecimiento importante, el Gobierno pueda acudir a informar al Parlamento de un día para otro, no cuando el tema ya no tiene la menor actualidad; también se trata de agilizar la tramitación de las iniciativas de la oposición", en opinión de Modesto Fraile. El Grupo Popular, en la última reunión de su comisión ejecutiva, acordó crear un grupo de trabajo, presidido por Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, para estudiar esta reforma del reglamento. Miembros de otros grupos parlamentarios, como Jose María Trías de Bes (Minoría Catalana) o Santiago Carrillo (Grupo Mixto), declararon a EL PAIS estar de acuerdo, en principio, con una reforma que agilizase el procedimiento parlamentario, si bien admitieron que no ha habido contactos entre los grupos para llegar a una estrategia conjunta.

Sin embargo, la dirección del Grupo Socialista no parece estar por completo de acuerdo con la Idea. "No se puede permitir que la oposición presente sus interpelaciones y preguntas por la tarde en base a lo que leen por la mañana en los periódicos", dijo Javier Sáenz Cosculluela, presidente del GP socialista. Posteriormente dijo que su grupo aceptaría adoptar "medidas flexibilizadoras y agilizadoras" del funcionamiento de la Cámara, aunque no una reforma, por ley, del reglamento. Luego, Sáenz Cosculluela acusé al Grupo Popular de "falta de disciplina" a la hora de plantear sus interpelaciones. "Miguel Herrero parece incapaz no sólo de hacer que sus diputados acudan a los plenos y a las comisiones, sino también de poner orden en su grupo; se limita a saltarse de facto el reglamento, solicitando en las juntas de portavoces la inclusión urgente de iniciativas, lo que, por cierto, siempre le es concedido", dijeron medios socialistas. La Junta de Portavoces del pasado martes sentó un importante precedente, al acceder a una petición del Grupo Popular para que el ministro del Interior, José Barrionuevo, compareciese ante el Congreso para responder sobre la muerte de un taxista en Madrid, el pasado fin de semana.

Pero este precedente no parece, a ojos de la oposición, suficiente garantía de un más ágil funcionamiento del, Congreso durante el próximo período de sesiones. La reforma del reglamento en el sentido antes apuntado, un mayor protagonismo de las comisiones, que se televisen con mayor amplitud las sesiones más importantes y una actitud más comprensiva y dúctil por parte de la Presidencia, son los requisitos que, a ojos de diversos miembros de los grupos Popular, Mixto y minorías Catalana y Vasca, evitarían el reconocidamente creciente divorcio entre el Parlamento y la opinión pública. Numerosos integrantes del Grupo Socialista parecen compartir, en todo o en parte, estos planteamientos, pero agregando algunas otras necesidades olvidadas por la oposición: por ejemplo, poner fin al pertinaz absentismo. en los grupos Popular, Centrista -resulta imposible contemplar a sus 12 componentes sentados al mismo tiempo en sus escaños- y Mixto -donde faltan reiteradamente figuras clave, como Adolfo Suárez, prácticamente inédito en esta Legislatura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción