Intelectuales franceses y españoles quieren profundizar en una cultura propia del área mediterránea

La necesidad de una más estrecha colaboración cultural entre Francia y España sobre la idea de avanzar en una cultura propia del área mediterránea es uno de los temas que estudiaron las dos comisiones conjuntas de artistas e intelectuales españoles y franceses que se reunieron ayer en Madrid bajo la presidencia de los ministros respectivos de Cultura, Jack Lang y Javier Solana. A esta reunión, previa a la cumbre política hispano-francesa que se celebrará hoy y mañana en La Granja, asistieron 20 representantes franceses y otros tantos españoles.

Más información
Entre declaraciones de principios concretos

Entre los intelectuales y creadores franceses se encontraban el escritor Paul Guimard, los historiadores Fernand Braudel y Bartolomé Benassar, el filósofo Jacques Derrida, el director de teatro Antoine Vitez, el editor Christian Bourgois la escritora Benoite Groult y el actor José María Flotats, primera figura de la Comedie Française que abandonará este mes este teatro para formar una compañía propia en Barcelona.Por parte española asistieron entre otros, Salvador Clotas, responsable del área de Cultura del Partido Socialista Obrero Español, que hizo de moderador de la reunión; el profesor y crítico Román Gubern; el economista José Luis Sampedro; el escritor Caballero Bonald; el escritor y dramaturgo Antonio Gala; los directores de cine Mario Camus y Manuel Gutiérrez Aragón; el historiador Felipe Ruiz Marín; el filósofo Xavier Rubert de Ventós; el editor Ignacio Cardenal; el arquitecto Ricardo Bofill y los directores generales de Cinematografía, Pilar Miró; del Libro y de las Bibliotecas, Jaime Salinas y de Música y Teatro, José Manuel Garrido, junto con algunos de sus asesores.

En el encuentro se analizaron las diferencias que inclinaban la balanza a favor de Francia a pesar de que algunos representantes franceses, como Fernand Braudel, hablaran de la "simetría de las materias culturales en ambos países". Estas desigualdades negativas para España se notan específicamente, según se expresó en la conferencia, en el campo de la edición de libros, en el teatro, en las traducciones y en el cine.

En relación con este encuentro el ministro de Cultura francés, Jack Lang, declaró ayer a su llegada a Madrid, según recoge Efe, que "España y Francia se pueden poner de acuerdo fácilmente, porque más allá de las dificultades políticas es más importante la admiración mutua de los hombres de la cultura de cada uno de los dos pueblos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS