Reportaje:

La reunión hispano-francesa de La Granja quiere impulsar un nuevo clima entre los Gobiernos de Madrid y París

Más allá de la agenda, el seminario ministerial hispano-francés, que tendrá lugar este fin de semana en La Granja, con participación de los titulares de Exteriores, Economía, Comercio, Cultura, Asuntos Europeos y Agricultura de los Gobiernos de Madrid y París su celebración reviste un interés propio porque confirma la entrada de nuestro país en el engranaje europeo, el mismo que liga a Francia y Alemania y que también dinamizará en breve las relaciones de España con la República Federal, según declaraba ayer a EL PAÍS un alto funcionario gubernamental.

El titular de Hacienda, Miguel Boyer, estima que la reunión quiere impulsar un nuevo clima capaz de ampliar el margen de acción de los Gobiernos de Madrid y París tantas veces constreñidos por la opinión pública respectiva ancladas en la incomprensión y la hostilidad recíprocas. Los ministros consultados por este periódico coinciden en señalar que el análisis del Consejo Europeo de Stuttgart, en la perspectiva del proceso de la adhesión española a la CEE estará en el centro de las conversaciones de hoy y mañana. Observadores diplomáticos destacan el valor de la apuesta en pro del entendimiento hispano-francés que Fernando Morán adelantó sin importarle el coste de opinión que a corto plazo significaba.Con ocasión del Consejo Atlántico, celebrado en París el 9 y 10 de junio, el presidente Mitterrand no dejó de acusar recibo del esfuerzo desplegado por el ministro hispano, convencido de que "si Francia ha sido el obstáculo es también la posibilidad de una política europea de España". La visita del primer ministro galo, Pierre Mauroy, el 12 y 13 de junio pasado, la presencia en Madrid de otros miembros del Gobierno de París, los progresos en la cooperación antiterrorista y la vinculación de la ampliación de la CEE al aumento de los recursos comunitarios son algunos indicios esperanzadores.

La importancia de las conversaciones

La nómina de los ministros asistentes revela la consideración que Mitterrand ha querido dar al seminario, iniciado a mediodía de hoy con un almuerzo en el palacio de La Granja, a donde se trasladarán los invitados franceses llegados en compañía de sus esposas, después de ocupar sus habitaciones en el parador nacional de Segovia. Esta tarde será dedicada a conversaciones por separado de cada uno de los ministros españoles con sus correspondientes homólogos galos. El domingo por la mañana las conversaciones serán de delegación a delegación bajo la presidencia de los respectivos titulares de Asuntos Exteriores. Después del almuerzo en el palacio serán admitidos los informadores para celebrar una conferencia de Prensa conjunta como ya se hizo el pasado enero en la Celle Saint-Cloud.Fernando Morán señaló a EL PAÍS que el seminario se hace sin un índice previo de cuestiones a tratar, pero en medios diplomáticos españoles se da por seguro que se abordará el estado de las relaciones bilaterales, el curso de la propuesta española para concluir la CSCE, la pasada cumbre de la OUA, la situación en el Magreb, en Oriente Medio y en Centroamérica. Los franceses están interesados por conocer de primera mano la versión española de la visita del presidente González a Washington y aquí se quieren conocer mas detalles de la reunión de Williamsburg. El horizonte de acciones conjuntas hispano-francesas en la escena internacional especialmente en Africa y América Latina continúa congelado una vez evaluados los recelos suscitados por su planteamiento inicial en enero pasado.

Los analistas subrayan la ausencia entre las cuestiones evocadas de temas como la OTAN, Guinea Ecuatorial -país sobre el que Francia ha reiterado su disposición a no desarrollar acción alguna que añada susceptibilidad en las relaciones con España-, y los acuerdos que se negocian en materia de defensa para sustituir a los suscritos hace diez años. Medios de la oposición han considerado lamentable la ausencia de La Granja de los ministros del Interior de ambos países. De reducir las relaciones hispano-francesas a una serie de reproches en relación con el terrorismo hasta pretender eludir la realidad del santuario que París aún presta a los etarras hay un abismo excesivo, señalaron fuentes del Grupo Popular. En el Palacio de Santa Cruz se insiste, por el contrario, en que la cooperación antiterrorista funciona por entendiento directo de los titulares y sus colaboradores competentes.

El secretario de Estado para las Relaciones con la CEE, Manuel Marín, concede mucha importancia al encuentro de La Granja al que seguirá el día 6 la visita del primer ministro griego Georges Papandreu, presidente del Consejo comunitario durante este último semestre del año que será decisivo para la candidatura española. Javier Solana, ministro de Cultura que también participará en el seminario hispanofrancés se muestra decidido partidario de estudiar con su colega Jacques Lang los intercambios bilaterales en este dominio y la participación en algunos proyectos europeos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS