El FBI investigará el asunto de los 'papeles' de Carter en poder de Ronald Reagan

El asunto de los documentos de trabajo del ex presidente Jimmy Carter, que llegaron a manos de los responsables de la campaña electoral dé Ronald Reagan en otoño de 1980, adquiere nuevas proporciones al encargar el departamento de Justicia que el Buró Federal de Investigación (FBI) investigue si hay o no responsabilidad criminal en el tema. El presidente Ronald Reagan se muestra sorprendido por la importancia que da la Prensa al denominado cartergate, en analogía al histórico escándalo del Hotel Watergate, que acabó con la presidencia de Richard Nixon.Todo salió a la luz de la oponión pública cuando el corresponsal en la Casa Blanca de la revista Time publicó hace unas semanas un libro dedicado a la Administración Reagan en el que indicaba que el actual presidente norteamericano acudió al debate televisado con el presidente Jimmy Carter, una semana antes de la elección presidencial de 4 de noviembre de 1980, con informaciones específicas sacadas del Libro de instrucciones que los asesores de Carter habían preparado para el debate.

¿Cómo llegó el documento de trabajo a manos de los responsables de la campaña de Reagan

¿Existió violacióñ de la ley? ¿Quién, o quiénes, fueron los responsables directos de la operación? Tales son algunos de los interrogantes que se plantean políticos y Prensa, mientras el Departamento de Justicia y el FBI, junto a un subcomité de la Cámara, investigan el caso.

El presidente Reagan se encuentra, pues, en una incómoda situación, en un momento en que prácticamente ya ha comenzado en EE UU la campaña electoral para la elección presidencial de 1984.

Reagan se mantiene en su postura de que "no tuve conocimiento del libro hasta que la Prensa aludió al mismo hace unos días" y se ampara ante la cortina de asesores o colaboradores que sí reconocen haber tenido acceso al polémico documento, causando un revuelo entre el actual equipo de la Casa Blanca. En primer lugar, saldrá otra vez el nombre de David Stockman, el activo responsable de la oficina del Presupuesto de la Casa Blanca, que reconoció ser el protagonista que contó la historia al periodista de Time.

Otro implicado puede ser William Casey, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS