Un empresario afirma haber pagado 200 millones en sobornos a juzgados de Barcelona

José María Humbert Rovira, ex gerente de la empresa Conductoras de Barcelona, SA, aseguró haber repartido 200 milllones de pesetas en sobornos, entre funcionarios de los juzgados de Barcelona, procuradores, pasantes y abogados, para conseguir que le designaran depositario de embargos y encargado de los lanzamientos judiciales. Las declaraciones de Rovira forman parte de unas largas confesiones en las que intenta poner al descubierto la corrupción en la Administración de Justicia y con las que se pretendía conseguir su libertad provisional.Por otra parte, el juzgado de guardia decretó anoche orden de prisión para el abogado José Pablo Sánchez Íñigo, un empresario y dos subasteros, detenidos hace dos días por su posible implicación en las irregularidades descubiertas en las subastas convocadas por la Magistratura de Trabajo Especial de Ejecuciones de la Seguridad Social, de Barcelona.

Páginas 23 y 41

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS