Antonio Cafiero, recurre contra su derrota para la candidatura a la gobernación de Buenos Aires

Antonio Cafiero, ex ministro peronista de Economía, derrotado el jueves en el congreso partidario que eligió a Herminio Iglesias como candidato a la gobernación de la provincia de Buenos Aires, ha impugnado la elección ante la justicia electoral. Aduce presiones y violencias sobre los delegados.

Felicitado Iglesias por Isabel Perón -una suerte de bendición-, es difícil que un nuevo congreso provincial otorgue alguna posibilidad a Cafiero, quien, de aspirar a la presidencia de la nación, se ha quedado descolgado sin cargo al que optar. Desplazado por el binomio Lúder-Bittel de la carrera presidencial, cayó en la trampa de la candidatura a la gobernación de Buenos Aires, que le ha arrebatado el populista de la extrema derecha del partido.La candidatura de Iglesias puede darle hasta medio millón de votos adicionales a Raúl Alfonsín, candidato presidencial del radicalismo. Iglesias -como el líder sindical Lorenzo Miguel- personifica la demagogia y el ultraderechismo peronista, adicto a la metodología mafiosa. El triunfo preelectoral de Iglesias es un regreso -por más que nunca se haya ido- de los guardaespaldas, los ajustes de cuentas, el anticomunismo irracional, los votos secretos, el amiguismo, los favores políticos y los votos pagados.Se estima igualmente que la entronización física de Isabel Perón en el congreso del 3 de septiembre podría seguir bajando la credibilidad justicialista ante la masa de electores indecisos. Cinco millones de argentinos sobre 28 millones de habitantes van a votar por primera vez. El regeneracionismo radical buscaría resaltar ante la opinión pública la ausencia de democracia interna del peronismo y su conducción mesiánica y corrupta. Sea como fuere, los sindicatos peronistas controlarán -cuando terminen de recuperarlas de manos de los militares- obras sociales que movilizan hasta 1.700 millones de dólares anuales, sin contar cuotas de afiliación y cajas de pensiones. Éste es el poder que ha desplazado a Cafiero de la candidatura a la gobernación de Buenos Aires.

La vuelta de 'Isabelita'

La inminente llegada al país de Isabel Perón sigue ocupando espacios secundarios en los diarios y en los informativos radiotelevisados. A su regreso, el aeropuerto de Eceiza será, sin duda, invadido por los peronistas y atronado por los bombos -"paso, paso, paso, que viene el peronazo"-. Pero el clima no es de expectación, ni siquiera de alegría o triunfalismo entre los justicialistas.Las preocupaciones son otras. Las madres y abuelas de la plaza de Mayo impugnarán las listas electorales si en ellas no aparecen sus deudos. El despertar de la justicia está llevando a los tribunales o a la prisión preventiva a altos funcionarios estatales acusados de corrupción económica.

El general Reston, ministro del Interior, acaba de asegurar que la amnistía será promulgada antes de las elecciones, y el ministro de Economía, Jorge Wehbe, emplazado para el martes a una huelga general, afirma que "no se puede repartir lo que no hay". El peronazo golpeará a una sociedad exhausta y descreída.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS