gente

François Miterrand,

presidente de la República de Francia, ha sido objeto de una curiosa encuesta en su país. De ella se desprende que tres de cada cuatro franceses encuentran divertida la idea de haber disfrazado de teleñeco al presidente, que es la rana Kermitterrand en un programa de televisión. Un 77% de los encuestados por la revista Médias, no obstante, verían con malos ojos la publicación de una entrevista de su presidente en la playa, en bañador. Sólo dos de cada cien francesas se han llegado a plantear que el inquilino del Elíseo pudiera ser su mando, su amante o el padre de sus hijos. Ser entrevistado en la televisión parece ser lo mejor para la imagen presidencial, cuidada desde hace tres meses por el publicista del que era su rival, Michel Rocard.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS