Ambiente de expectación en Valladolid ante la toma de posesion del nuevo capitán general de la VII Región Militar

El teniente general Ricardo Rivas Nadal tomará posesión del mando de la VII Región Militar en Valladolid mañana, sábado. El acto será presidido por el jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), Ramón Ascanio Togores. Su desarrollo ha despertado una gran expectación por las circunstancias que han concurrido en la destitución fulminante del general Fernando Soteras Casamayor tras sus declaraciones al semanario Interviú justificativas del golpe del 23-F. Ayer el JEME recibió en su despacho oficial al teniente general Rivas, quien llegó a Madrid procedente de Córdoba, donde se encontraba pasando unos días de vacaciones.

Más información
"No hay ninguna posibilidad de 'ruido golpista'", según Alfonso Guerra

Medios bien informados refieren que en algunas unidades de Valladolid se estaban recogiendo desde hace algún tiempo firmas de jefes y oficiales en favor del indulto a los golpistas condenados y no descartan que sectores ultras estén preparando un incidente para desairar al nuevo capitán general y al JEME, primer eslabón de la cadena de mando militar. En la ciudad del Pisuerga no se hacía misterio alguno de esa recogida de firmas y el dato pudiera haberse pondera do al tomar el acuerdo de destituir a Soteras.El teniente general Soteras Casamayor estuvo ilocalizable ayer en Valladolid, informa Luis Miguel de Dios. En Capitanía General, a preguntas de El PAIS, indicaron que "no existe ahora ninguna posibilidad de hablar con el teniente general". A la pregunta de si él se encontraba en Valladolid, se respondió que " no puedo decirle nada, lo siento".

En el Boletín Oficial del Estado de ayer y con fecha de la víspera, día en que fué adoptada la decisión por el Gobierno, se publica un real decreto cuyo texto declara escuetaniente: "Vengo en disponer que el teniente general del Ejército de Tierra, grupo Mando de Armas, don Fenando Soteras Casamayor cese en el cargo de capitán general de la Séptima Región Militar, quedando en la situación de disponible forzoso". Fuentes del Ministerio de Defensa, calificadas de "solventes" por la agencia Europa Press, señalaron que Soteras quedará en esa situación, a las órdenes del ministro, hasta el 25 de octubre de 1984 en que concluye el plazo que le resta de permanencia en el grupo de Mando de Annas.

El otro real decreto, numerado correlativamente con el anterior, con las mismas firmas y la misma fecha, por el que se nombra nuevo capitán general de la VII Región Militar al teniente general Ricardo Rivas Nadal, incluye un encabezamiento donde se especifica que la designación se produce "a propuesta del ministro de Defensa y previa deliberación del Consejo de Ministros".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Silencio de Lacalle

A su regreso ayer tarde de Bruselas, donde se encontraba en visita oficial desde el,pasado día 11, el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor (PREJUJEM), teniente general Alvaro Lacalle Leloup declinó hacer cualquier tipo de declaraciones. El general Lacalle presidió el miércoles en La Haya la 84 reunión del Comité Militar de la OTAN, según indica la agencia Efe. Desde el 16 de enero de 1982 en que asumió la presidencia de la Junta de Jefes (JUJEM), primer eslabón de la cadena de mando militar conjunto de las Fuerzas Armadas, Alvaro Lacalle sólo se ha manifestado públicamente en cuatro ocasiones. Una entrevista al mensual Reconquista en junio de ese año donde recomendaba a los periodistas que "al igual que nosotros admitimos su noble profesión por la Ma de las armas, ellos admitan la nuestra y no pretendan cambiarla por la vía de la pluma".

El día 8 de ese mismo mes, la JUJEM cursó una orden general extraordinaria, a raíz de las críticas expresadas a las sentencias dictadas contra los implicados en el 23-F, donde consideraba "improcedente todo comentario de cualquier género que'entrafle menosprecio a la actuación del Consejo Supremo de Justicia Militar". La tercera ocasión en que Lacalle se consideró obligado a hablar fue el 15 de octubre de 1982, al imponer el fajín de general a quien había mandado como coronel el Regimien.to de Artillería de Campaña RACA 71 de Getafe, para pronunciarse contra "las plumas insidiosas que atacan al Ejército en general, a las Fuerzas Armadas, porque citan nombres de compañeros nuestros perfectamente cumplidores de su deber, como nos consta a todos, echando insinuaciones sucias sobre ellos". Diez días antes, el 5 de octubre, se revelé la existencia de una intentona militar planeada para la víspera de las elecciones que habían de celebrarse el 28. La última intervención conocida del general Lacalle fue para expresar su malestar ante un programa de TVE sobre los militares de la 11 república española.

Fuentes del ministerio de Defensa informaron a Europa Press que en las distintas unidades y acuartelamientos militares no se ha producido ningún movimiento especial en torno al cese de Soteras, aunque haya sido comentado el tema, pero añadieron que existe la impresión de que la medida del gobierno ha causado "un gran dolor en la familia militar" pero no un malestar que pudiera llevar a otro tipo de reacción. La agencia asegura que altos cargos del ministerio estuvieron en contacto durante el día de hoy con los servicios de información del Ejército.

Otras fuentes del cuartel general del Ejército consultadas por EL PAIS señalan el asombro causado por las manifestaciones de Soteras en todos los rangos de la oficialidad. Incluso los menos avisados estiman que el general destituido no podía ignorar la resonancia que sus declaraciones alcanzarían inevitablemente y la forma en que el Gobierno quedaba emplazado ante las mismas. En sectores duros se ha valorado negativamente que Soteras haya elegido precisamente ese semanario para conceder su entrevista, y en otros sectores se deplora que se haya permitido hablar en nombre de las fuerzas a su mando. Jefes y oficiales competentes subrayaron la diferencia entre ostentar el mando militar y arrogarse la representación política y de opinión de quienes quedan bajo esa disciplina. Un teniente coronel insistió en el escaso prestigio de que gozan los golpistas condenados tras el espectáculo que brindaron en el proceso del 23-F.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS