Felipe González afirma que la situación es tranquila en los cuarteles

El presidente del Gobierno, Felipe González, manifestó anoche que hay tranquilidad en los cuarteles tras la decisión del Consejo de Ministros, en su reunión del miércoles, de destituir al teniente general Fernando Soteras como capitán general de la VII Región Militar (Valladolid) por sus declaraciones en favor de un indulto a los rebeldes del 23-F, cuyo intento de golpe de Estado justificaba. Felipe González declaró anoche a Efe, al término del acto de entrega de los Premios Nacionales de Periodismo, celebrado en Madrid, que "cuesta tomar una decisión como la de esta destitución", pero que el Ejecutivo debe adoptar con toda firmeza los acuerdos que estime oportunos, aunque no siempre sean gratos.

El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, también había declarado en la mañana de ayer que no existía inquietud por la decisión adoptada por el Consejo de Ministros y que ya ha desaparecido la presión psicológica del ruido de sables anunciado para cuando los socialistas llegaran al poder.Ante una hipotética reacción en los cuarteles contraria a la destitución del general Soteras, Alfonso Guerra afirma que "todo aquello que escape de la cadena de mando tendrá firme y adecuada respuesta".

Estas declaraciones de los máximos responsables del Gobierno tienen como contrapunto el silencio rotundo del titular de Defensa, Narcís Serra, que se negó a hacer ningún tipo de comentario sobre este tema a su llegada a Atenas, donde se encuentra en visita oficial. Igualmente, el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, Alvaro Lacalle, declinó hacer declaración alguna.

El general Soteras estuvo ¡localizable en Valladolid. En la sede de la capitanía general de la VII Región Militar se negaba secamente cualquier información sobre su paradero y sobre el estado de opinión de las unidades.

Mañana tomará posesión Ricardo Rivas Nadal como nuevo capitán general. Existe una tensa expectación en torno a este acto, pues se teme que pudiera registrarse algún gesto de protesta por la destitución del general Soteras. Al parecer, el Gobierno había sido alertado días pasados de que se había puesto en marcha entre la oficialidad de esta región militar un documento en el que se pedía el indulto para los rebeldes del 23-F. Este hecho pudo pesar en el ánimo del Gobierno a la hora de adoptar la destitución inmediata del general Soteras por sus declaraciones en favor de los golpistas.

Página 13

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS