El Betis mereció una mayor diferencia ante el Madrid

El Betis consiguió un sonoro resultado ante el Madrid, cuyos defectos en el partido de anoche recordaron mucho los de sus dos anteriores visitas a Andalucía, de las que también salió goleado (6-2 en Málaga y 4-1 ante el Sevilla). El buen juego de Calderón y de otros hombres del Betis se unió a la baja forma de algunos madridistas y a los defectos de colocación del centro de la defensa, que facilitó bastante las cosas. El partido resultó bonito, con abundantes llegadas de gol a ambas puertas, y el Betis, por su superioridad, mereció una distancia aún mayor.El Madrid empezó demasiado cómodo, confiado en su buena marcha durante las últimas semanas, y quizá buscando un partido tranquilo, sin vibración, en el que no se acusara la baja forma de dos de sus hombres, aún no repuestos del todo de largas lesiones: Bonet y Stielike. Así, se advirtió pronto que el Madrid quería robar tiempo, que retrasaba los saques, que cedía mucho al portero y que jugaba con calma.

Pero eso se tuvo que acabar por fuerza cuando en un despiste colectivo de la defensa, a la que le dio por reclamar un fuero de juego que no existía, encajó el primer gol en el minuto 9. A partir de ahí, el Madrid se veía obligado a pelear el partido en todos los terrenos, a salir al medio campo y a buscar el área de Esnaola. Como siempre que el equipo de casa marca pronto, cabía esperar un buen encuentro, con alternativas de ataque. Y así fue.

Se comprobó que el Madrid no puede jugar contra el marcador. Entre la inocencia de Metgod, cuya presencia como titular se antoja inexplicable muchas veces, y el evidente estado de inferioridad de Bonet, que todavía no ha recuperado su condición de gran. futbolista anterior a la lesión, el Madrid presentaba facilidades por el centro. A eso había que añadir que Di Stéfano no había cubierto lo suficientemente bien la banda de Gordillo, el eterno problema de los equipos que se enfrentan al Betis, y que prácticamente el único obstáculo que había en toda esa zona era Bernardo, que no es específicamente lateral y que tuvo que hacer cara a todo lo mejor que ayer tuvo el Betis: Gordillo y Calderón, ambos bien apoyados, como siempre, por Cardeñosa.

Así, aunque en el Madrid había cosas que funcionaban, en especial Juanito, Sanchis y Ángel, cuando Cardeñosa y Calderón empezaron á funcionar a pleno rendimiento, el Betis llegaba ante Miguel Ángel con asombrosa facilidad. Por el centro o por la banda izquierda se coló bastantes veces como para llegar al descanso con tres goles, después de haber sumado otras tres ocasiones clarísimas de Suárez, resueltas en buenas paradas de Miguel Ángel. En la segunda mitad el Madrid se recompuso algo con los retoques en su defensa, en la que Sanchis hizo buen papel como líbero durante la última media hora. Pero quizá haya que achacar más a cierto cansancio del Betis y a nuevas paradas de Miguel Ángel el que el marcador no se fuera más lejos. Evidentemente, Di Stéfano sigue sin arreglar los fallos de su equipo que le costaron seis goles en Málaga. Cuando las cosas se complican y hay que exponerse al contragolpe del contrario, el Madrid es un cheque al portador en cualquier terreno de juego.

Victoria del Castilla

En partido de segunda división, el Castilla ganó 2-1 al Palencia con goles de Juliá (minuto 11) y De las Heras (63). El gol visitante lo logró Fuertes (34).

En otro encuentro adelantado a ayer, Barcelona Atlético y Atlético Madrileño empataron a cero goles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS