El proyecto de la candidatura para los JJ OO de 1992 / y 2

La Villa Olímpica, una ciudad cómodo y segura

"El atleta debe encontrarse como en su casa, como en su mundo", este es el lema que rige para los organizadores a la hora de proyectar la Villa Olímpica en la que, por encima de todo, debe prevalecer la seguridad. El síndrome de Munich (14.000 policías estarán de servicio durante la celebración de los Juegos) influye decisivamente para que se procure dotar al conjunto residencial de los deportistas de todas las comodidades para que no tengan necesidad de salir de ella.La Villa se ubicará en el barrio de Poble Nou y, junto con Montjuïc, es la área olímpica más importante, de un total de nueve en que la candidatura barcelonesa ha planteado el escenario ciudadano para la celebración de los JJ OO. El solar de 350.000 metros cuadrados en el que se levantarán las 5.000 viviendas, entre apartamentos y pisos de cuatro o cinco habitaciones, se convertirá en un complejo único en el que hombres y mujeres vivirán separados. La organización alquilará los apartamentos o viviendas en los que deberán vivir los 15.000 deportistas y los 3.000 acompañantes. Los alquileres costarán 1.000 millones de pesetas.

Más información
Munich-72, el ejemplo idóneo para Barcelona

Para la asistencia a los particípantes se calcula que serán necesarias 3.000 personas, que deberán atender el centro comercial, el autoservicio capaz para servir 12.000 comidas, los restaurantes, centros de ocio, salas de juego, música, discoteca, juegos deportivos, teatro, oficina de correos, centros religiosos de todas las creencias, aparcamiento, instalaciones deportivas (piscina, pista de atletismo, gimnasio, etcétera). De la capacidad de este pequeño ejército y de la funcionalidad de la villa dependerá lo que los autores del informe califican como "garantía del éxito" de la candidatura. Jardines, estación de autobuses y una calle comercial configurarán una ciudad protegida del exterior por rigurosas medidas de seguridad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS