Desaparecen dos grandes pintores de la vanguardia española

Murió en París Manuel Ángeles Ortiz, artista de la 'generación del 27'

El pintor andaluz Manuel Ángeles Ortiz, de 89 años de edad, falleció ayer en París víctima de un cáncer. Su yerno declaró anoche: "Murió de su edad". Horas antes, su hija Isabel Clara, ahijada de Federico García Lorca, explicó telefónicamente que "si en estos momentos tiene algo en la cabeza es sólo Granada". Su amigo el pintor español Hernando Viñes, que se hallaba anoche en Madrid, confirmó el grave estado de salud en que se hallaba el pintor en las últimas semanas. Premio Nacional de Artes Plásticas 1981, el pintor de la generación del 27 y miembro destacado de la llamada Escuela de París había dejado España en su juventud "para poder hacer vanguardia". El artista será enterrado el lunes en la capital de Francia.Aunque nació en Jaén, Manuel Ángeles Ortiz, se consideraba granadino de corazón, ciudad en la que pronto se inaugurará un museo dedicado a su obra y recuerdos personales. Antes de caer enfermo, el pintor trabajaba en la confección de un ambicioso proyecto de monumento a Federico García Lorca por encargo del ayuntamiento granadino.

Más información
Manuel Ángeles Ortiz, pintor andaluz
"Ángel con alas de torero"

Nacido el 13 de enero de 1895, Manuel Ángeles Ortiz se trasladó a los cuatro años con su familia a Granada, donde vivió su infancia y juventud, formando parte del grupo de intelectuales y artistas creado alrededor de Manuel de Falla y Federico García Lorca.

A pesar de su ausencia física, Granada nunca dejó de estar presente en la obra de Manuel Angeles Ortiz. "Todos los recuerdos de mi infancia los tengo siempre muy vivos, y todos han influido mucho en mi obra", manifestó el artista a este corresponsal en 1982, con motivo de la inauguración en la ciudad de una doble exposición antológica de su obra gráfica. Las calles del Realejo, las reatas de mulos, las diligencias y los viajes a la Alpujarra, los paseos por el Albaicín y la Bola de Oro fueron en aquella ocasión evocados por Manuel Ángeles, que recordó emocionado "los paseos que hacíamos por el camino de la Fuente de la Bicha, desde donde todos los días Federico y yo veíamos la puesta de sol".

Precisamente como muestra de su cariño hacia Granada, Manuel Ángeles Ortiz había expresado su apoyo absoluto al ayuntamiento de la ciudad en su proyecto de creación de una casa-museo dedicada al artista, para cuyo fondo había regalado recientemente dos platos de cerámica granadina confeccionados y decorados por él durante alguna de sus periódicas visitas de los años sesenta y setenta.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS