Sabotaje olímpico

"Las olimpiadas, para los humanos, no para los monos", era el encabezamiento de las cartas enviadas desde Washington a 20 comités olímpicos asiáticos y africanos. Supuestamente escritas por el Ku-Klux-Klan, estas cartas cargadas de odio amenazaban con la violencia a los atletas de raza no blanca que asistieran a los Juegos de Los Ángeles; es éste el tipo de violencia que alegaron temer los rusos cuando declararon el boicoteo a las competiciones de este año. El FBI, sin embargo, está convencido de que estas odiosas cartas son producto de el KGB y que, probablemente, han sido enviadas por el personal de la Embajada soviéticaEl fiscal general y el director del FBI lo aseguran. El Ku -Klux-Klan niega haber escrito las cartas y, presumiblemente, no tenía motivos para arruinar las olimpiadas. La agencia Tass, que tiene abundantes razones para ello, rechaza la acusación como una fábula delirante. ( ... )

Día tras día, la agencia soviética ha mentido sobre las condiciones en que se desarrollan los Juegos para justificar el boicoteo ante un no resignado público soviético: los robos se suceden en Los Ángeles, donde los ideales olímpicos han sido subordinados a los negocios, donde reina una atmósfera de violencia, donde bandidos disparan contra los autobuses olímpicos y uno se siente como en una prisión.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS